Estimulacion Temprana, lo que debes saber

La estimulación temprana se presenta como una herramienta para a nuestros pequeños en el proceso de incrementar su gran potencial, inteligencia y ayudarlos en el proceso de maduración.

La estimulación temprana  es un conjunto de medios, técnicas y actividades utilizadas en niños desde el nacimiento hasta los 6 años de edad con el objetivo de optimizar su desarrollo cognitivo, físico, emocional, social y de lenguaje, la idea es evitar retrasos durante el desarrollo promoviendo su autonomía e independencia.

Muchas veces la estimulación temprana es vista como una terapia o método invasivo pero no es así, también se puede aplicar en niños sanos porque la idea es ofrecer estímulos adaptados en base a las necesidades y edad al niño para potenciar sus capacidades ya existentes, los bebés desde el vientre ya reciben estímulos externos para interactuar con los demás y su entorno, cuando estimulamos a nuestros bebés solo estamos presentando diferentes oportunidades para explorar nuevas experiencias, desarrollar habilidades y conocer sus capacidades de una manera natural para que sepan como interactuar con su entorno tan cambiante.

Estimulando al bebe durante el embarazo

Estimulando al bebe durante el embarazoSe debe tener en cuenta que la estimulación durante el embarazo ese necesaria para el desarrollo del bebé y nunca es demasiado pronto para ello. Estimular no es enseñar los números, es darle el reconocimiento de su existencia realizando una interacción con el bebé para provocar un desarrollo cerebral.

En el transcurso de la gestación, los sentidos del bebé se van desarrollando, es ahí cuando se puede empezar a realizar una conexión y comunicarse con el bebé.

La música es altamente recomendable para ayudar al desarrollo del lenguaje y audición, previniendo trastornos disléxicos o relacionados con el autismo. El sentido del oído es bastante importante en el desenvolvimiento futuro del bebé, si se les lee algo mientras están en el vientre, el bebé puede ser culturizado desde esa etapa, agregando que el idioma se desarrolla junto con la cultura.

Desde que el sentido del oído es desarrollado por el bebé, este estará pendiente de todo lo que pueda escucharse y es una herramienta útil para el vínculo que se podría llegar a tener. Los bebés pueden recordar los sonidos que escucharon en el vientre aún después de un año de haber nacido, se dice que Mozart es una buena música para hacer disfrutar a los bebés, pues la logra comprender y llega a desarrollar creatividad e intelecto.

El cerebro de los niños es parecido a una esponja y absorbe todo lo que se les expone y en la etapa en la que el bebé está en el vientre es el momento perfecto para hacer que el bebé desarrolle sus habilidades cerebrales. La interacción con el bebé mientras se encuentre en el vientre es más importante de lo que podría parecer.

Palabras positivas como negativas afectan a su desarrollo, así como escuchar a Mozart puede hacer desarrollar buenas aptitudes y cualidades, el escuchar gritos, peleas y cosas negativas puede ayudarle a desarrollar problemas de actitud en un futuro.

Es necesario realizar una interacción positiva con el bebé para que las habilidades cognitivas y la actividad cerebral sean excelentes, hablándole al vientre, leyendo un poco sobre la cultura o algo que sea de ayuda, el bebé lo capta y lo desarrolla, el acercamiento del padre y que este inicie una relación con el bebé tiene muchos aspectos positivos en el desarrollo de este.

Por lo tanto se resume que una buena estimulación del bebé durante el embarazo es recomendable para un buen desarrollo de las habilidades del bebé y su relación con los padres.

Varias alternativas para estimular al bebe con música son:

Cómo funciona la estimulación temprana

Cada etapa del desarrollo necesita diferentes estímulos que se relacionan directamente con lo que está sucediendo en la evolución individual del niño, es muy importante no realizar comparaciones o presionar al pequeño porque cada uno es diferente y llevan ritmos que difieren en gran escala pero no quiere decir que algo este mal.

Cómo funciona la estimulación temprana El objetivo de la estimulación no es acelerar el desarrollo forzando al niño a lograr metas que no están preparadas para satisfacer, sino reconocer y estimular el potencial con actividades adecuadas fortaleciendo su autoestima, iniciativa y aprendizaje.

La investigación médica ha recorrido un largo camino y hoy sabemos mucho más sobre el desarrollo del cerebro del niño y la importancia de la estimulación temprana, estamos absolutamente seguros de que la estimulación que recibe un niño durante sus primeros años de vida es la base de su futuro, así que no tomes por sentado que desarrollo se dará sin más involúcrate en el proceso, juega, ríe y comparte mientras aprenden juntos.

La estimulación temprana es una manera de reforzar el desarrollo motor, cognitivo, social, sensorial y emocional de nuestros hijos, respetando su ritmo y hasta personalidad. En los primeros meses de vida las actividades se centran en fortalecer el vínculo emocional, aplicar masajes y estímulos sensoriales respetando el desarrollo natural del bebé y el instinto natural de sus padres.

Luego mientras crecen, se inician actividades de motricidad gruesa, motricidad fina, concentración, consciencia corporal, coordinación y lenguaje, siendo muy importante cuidar y proteger la iniciativa, independencia y autoestima del niño durante todo el proceso de aprendizaje.

Una manera de hacerlo es usando refuerzos positivos como “muy bien”, “tu puedes” y “bravooo”, aunque al inicio ellos no comprendan estas palabras con tus gestos y emoción vas a transmitir que va por buen camino haciendo que se sienta en confianza y siga explorando sin problemas.

Un dato curioso es que el desarrollo del niño a nivel motor evoluciona en dirección céfalo a caudal es decir de la cabeza a los pies y del centro de su cuerpo hacia las extremidades, por eso primero observamos como al inicio controlan su cabeza, luego dan vueltas, se sientan, gatean hasta llegar caminar.

Un hito motor une al siguiente y a pesar de que existen tablas para saber si todo marcha bien, siempre hay que dejar un espacio para que el bebé explore reforzando diferentes habilidades hasta lograr el hito correspondiente.

Es sumamente importante no forzar al pequeño, recuerda que debe ser una experiencia positiva para compartir en familia, aunque todavía no se expresen con palabras por medio de sus gestos y lenguaje corporal sabremos inmediatamente cuando no se sientan cómodos para detener la actividad o cambiarla.

La única forma en que un niño aprende es jugando, esta es su principal ocupación así que todos los objetivos que se tengan a nivel motor, sensorial, social, cognitivo o de lenguaje deben trabajarse en base al juego y actividades donde el pequeño se sienta cómodo, no tengas miedo de cambiar e incorporar elementos que le gustan como dinosaurios, animales, princesas o su súper héroe preferido.

Estimulando la inteligencia de tu bebé

Estimulando la inteligencia de tu bebéLa ciencia nos enseña que el ser humano llega a este mundo con casi la totalidad de células nerviosas que va a requerir en su vida, pero el mapa de conexiones entre ellas al momento del nacimiento está aún empezando a dibujarse.

Con las primeras experiencias, cuando el bebé escucha a su mamá cantándole una nana, percibe el olor del biberón, gatea por el pasillo tras la pelota, etc… se van despertando una cascada de conexiones nerviosas en su cerebro. Por eso una experiencia rica, una estimulación adecuada, favorece el desarrollo de su inteligencia.

Precisamente en el periodo comprendido entre los 0 y los 6 años de edad se produce un gran desarrollo en el cerebro humano, por ello se han realizado en los últimos tiempos, numerosas investigaciones para encontrar la mejor forma de potenciar las capacidades motrices e intelectuales del niño durante esa época de su vida.

A continuación te enseñamos paso a paso, las formas más adecuadas para fomentar la estimulación temprana y estimular la inteligencia de tu bebé. Pero debes tener en cuenta que nunca se ha de forzar al niño, ni tampoco tratar de adelantar ninguna función cognitiva.

Uno de los riesgos que corremos al tratar de ser unos educadores modélicos para nuestros hijos es precisamente el de sobreestimular a los pequeños, pudiendo provocar entonces su irritabilidad y hasta el insomnio. Lo importante es que el niño disfrute y los adultos debemos estar atentos para observar los primeros síntomas de cansancio, distracción o aburrimiento, porque será justo el momento de parar el juego.

Recomendaciones para la estimulación temprana:

De 0 a 3 meses

Billones de conexiones neuronales están esperando a ser activadas. Se recomienda:

  • Estímulos visuales con juguetes de colores.
  • Acariciar con frecuencia al bebé.
  • Dejarle escuchar música con la precaución de no sobresaltarle.
  • Aprovecha los momentos en que le cambias los pañales, por ejemplo, para realizar ejercicios de movilidad.
  • Y no olvides que el momento del baño, además de una forma de asearle significa también poder familiarizar al bebé con los movimientos dentro del agua.

De 3 a 6 meses

En esta etapa, las sinápsis o conexiones neuronales, alcanzan una mayor densidad en las áreas visuales. Se recomienda:
Como el niño ya distingue los colores y sigue objetos con la mirada, puedes estimularle con objetos móviles.

  • Paseos.
  • Sencillos entrenamientos con juegos de esconder y hacer aparecer objetos.
  • Hay que hablarle con mucha frecuencia.
  • Puede empezar a nadar.

De 6 a 12 meses

El desarrollo del área cerebral relacionada con el lenguaje está en su momento clave. Se recomienda:

  • Puedes ayudar al desarrollo de tu bebe jugando a reconocer sonidos, olores y sensaciones al tacto.
  • En esta época comienza a gatear y eso le acercará a muchas y nuevas sensaciones que puedes poner a su alcance.
  • El comienzo de una alimentación variada te permitirá convertir las comidas en toda una aventura de descubrimiento para tu hijo.

De 12 a 18 meses

Se empieza a habilitar la facultad de anticipar acontecimientos y realizar razonamientos sencillos. Se recomienda:

  • Aprovechando que comenzará a caminar puedes potenciar su motricidad con juegos y sencillos ejercicios físicos.
  • También será la época de sus primeras palabras y ahora será el momento adecuado para incentivar su participación en la conversación, animándole con preguntas, repeticiones, estribillos, etc … que le permitan consolidar y ampliar su vocabulario.

De 18 a 36 meses

Últimos años de la primera etapa de efervescencia neuronal. Se recomienda:

  • Utilización de cartulinas con palabras o números para que se familiaricen con sus formas a través del juego.
  • Alrededor de los dos años pueden entender las bases de juegos como dominós, y tener el primer contacto con el ajedrez.

De 3 a 6 años

Aproximadamente a los seis años se termina este primer periodo de desarrollo. Se recomienda:

  • Seguir fomentando el reconocimiento de objetos con el tacto.
  • Comenzar a introducirles en la práctica de algún instrumento musical.
  • También se puede iniciar la enseñanza de idiomas.

Usando juguetes como herramientas de entretenimiento y aprendizaje

Usando juguetes como herramientas de entretenimiento y aprendizajeLos juguetes son elementos lúdicos, herramientas para el entretenimiento y la diversión. Pero teniendo en cuenta que el niño se involucra en el juego profundamente, tanto o más que el adulto en su vida cotidiana, los juguetes son también, elementos para aprender a ser y estar en el mundo y songrandes aliados en la estimulación temprana.

Nuestros hijos crecen acompañados de los juguetes que nosotros les proporcionamos y de ahí la importancia de una buena elección. Seguro que a menudo te preguntas: ¿Con qué juguetes jugará mi hijo, más y mejor? Esperamos que las siguientes sugerencias te sirvan para encontrar la respuesta.

  • Dedicar tiempo a escuchar y hablar con tu hijo puede evitarte comprar un juguete que sólo sea un capricho pasajero, y que seguramente el niño, al no responder a sus intereses reales, dejará de lado pronto. Pasea con el niño mirando escaparates y grandes almacenes. Obsérvale con atención, y muéstrale todas las opciones que existen para responder a su deseo. Quizás el niño se haya quedado admirado y perplejo con los anuncios publicitarios de la televisión, pero ver de cerca, tocar y comprobar lo que son en realidad esos juguetes pueden darle otras perspectivas.
  • Cualquier juguete será mejor utilizado si juegas al principio con el niño, ayudándole a encontrar todas las posibilidades de entretenimiento que ofrece. Seguramente tu hijo sabrá encontrar modos de juego, fuera y por encima de las reglas que muestra el fabricante (incluida la posibilidad de montar y desmontar sus elementos), pero si estás a su lado, el juguete llevará añadido el valor de la compañía y la relación especial que se crea entre adultos y niños cuando ambos son compañeros de juegos.
  • Apuesta por la motivación, y evita la frustración. Los juguetes deben servir para que el niño ensaye, con lo que implica este asunto, de pruebas de error y acierto. El juguete no debe hacer nacer en el niño el miedo al fracaso, sino el deseo de la aventura, de probar con lo desconocido, de avanzar en las propias posibilidades, … justo lo contrario a lo que sugieren regalos sobre los que se ha prevenido al niño por su coste elevado, por ejemplo, o juegos por encima de las propias capacidades que por edad y desarrollo natural le corresponden.
  • Si se puede compartir y favorece la relación con otros niños, aún será más completa su eficacia. Pero al menos, lo que debe ser un buen juguete, es un buen compañero de juegos, pues si es un artilugio que lo hace todo solo, no logrará retener por mucho tiempo la atención del niño. El juego es interacción, y tu hijo no debe quedarse ante un juguete nada más que como espectador.
  • Teniendo en cuenta que el juguete va a entrar a formar parte del mundo del niño, es aconsejable que pueda integrarse en ese mundo complementándose con otros que el niño ya posea. Puede ser mejor idea, por ejemplo, comprar ropa nueva para los muñecos de siempre, en vez de nuevos muñecos. Esta perspectiva permite al niño ir haciendo más complejo su mundo de juegos, avanzando en metas y dificultades al ir recibiendo nuevos niveles, o más elementos que amplíen las posibilidades de diversión.

En resumen, podemos concluir que el valor de un juguete no queda determinado por su precio, por ser un producto de moda, o una maravilla tecnológica, sino por el rendimiento en términos de juego que el niño pueda sacarle. Tu hijo va entendiendo el mundo a través de los juegos. ¡Ayúdale eligiendo bien sus juguetes!

La importancia del desarrollo visual y auditivo en los niños

La importancia del desarrollo visual y auditivo en los niños

El cerebro humano es el único recipiente del que se puede decir que cuanto más se le mete, más cabida tiene. Por eso es importante que los padres hagan del aprender el mejor pasatiempo de la vida de sus pequeños y el mas divertido. Es sabido que el ojo ve, pero no entiendo lo que ve y que el oído oye, pero no entiende lo que oye. Que la función de entender e interpretar lo que se ve y lo que se oye es única y exclusivamente del cerebro.

Cuando el oído percibe o capta una palabra o un mensaje hablado, este mensaje auditivo se descompone en una serie de impulsos electroquímicos y llega como un relámpago al cerebro, el cual entonces recompone el significado de la palabra que se le ha intentado transmitir y la comprende.

Bajo este mismo proceso, es cuando el ojo percibe una palabra o un mensaje escrito. Por eso es posible que los niños muy pequeños, pueden aprender a leer palabras, frases y párrafos, exactamente de la misma manera que aprenden a entender palabras, frases y párrafos hablados.

Tanto la vía visual como la auditiva, pasan por el cerebro, donde ambos mensajes son interpretados por el mismo proceso cerebral y nada tiene que ver con ello, la agudeza visual ni la agudeza auditiva, a no ser que estén dañadas o muy limitadas en las funciones del pequeño.

Para comprender el funcionamiento del cerebro humano, se ha de tener en cuenta más el instante de la concepción que el momento del nacimiento, porque el grandioso e increíble, como poco entendido proceso de desarrollo cerebral del embrión, empieza exactamente en el momento de la concepción del nuevo bebé.

Al inicio de la concepción, el huevo fertilizado es de tamaño microscópico. Doce días después, el embrión es lo bastante grande pa que el cerebro se pueda diferencias. Y todo esto sucede antes de que la madre sepa que está embarazada, mucho antes de que inicien todos los síntomas del embarazo.

Y gracias a las funciones que el cerebro puede desarrollar, es que:

  1. Solo el ser humano puede entender el lenguaje abstracto, simbólico y personal que oye.
  2. Solo el ser humano es capaz de identificar un objeto por el mero tacto.
  3. Solo el ser humano puede ver de tal forma que le capacita para ller el lenguaje abstracto, cuando se presenta en forma escrita.

Siendo estas las razones por las cuales un niño tan pequeño, es capaz de realizar las funciones de: Hablar, escribir, leer, entender la lengua que se le enseñe e identificar a esa edad, objetos solo por el tacto.

Por eso es que tan importante que en el primer año de vida el niño tenga oportunidades casi ilimitadas de moverse, de explorar el mundo físico y de ir adquiriendo las experiencias y aprendizajes a su propio ritmo. Permitir que pase por todo esto, da como resultado niños física y neurológicamente bien desarrollados, seguros y con una muy buena autoestima y seguridad.

Cómo desarrollar las habilidades del bebé

Desde el momento en que nace tú bebé comienza a desarrollar habilidades, convirtiéndose en una personita independiente que va a donde quiere ir y expresa lo que desea sin problemas, este cambio no ocurre de repente más bien es un proceso de maduración donde se van ganando capacidades  con los meses, si quieres estimular a tú pequeño lo primero es saber que le corresponde hacer para su edad en base a eso podrás planificar los juegos y actividades.

Cómo desarrollar las habilidades del bebé No ha habido en la historia de la Humanidad, ningún científico que haya sido la mitad de curioso que cualquier niño entre los 18 meses y los 4 años de edad. Nosotros, los adultos, hemos confundido esta asombrosa curiosidad que tienen los bebés sobre todas las cosas. El deseo, la necesidad de saber que és lo que están viendo, como funciona, para que sirve, como se hace, etc.

Desde luego que hemos observado a nuestros niños cuidadosamente, pero no siempre hemos llegado a comprender lo que sus actos significan y es por eso que en algunas ocasiones lo confundimos con la falta de capacidad para concentrarse.

En primer lugar, mucha gente utiliza frecuentemente dos palabras muy distintas como si fueran lo mismo. Esas palabras son “aprender” y “educar”.

El American College Dictionary, nos dice que “aprender” significa: Adquirir conocimientos o especialización, mediante estudio, enseñanza o experiencia y “Educar” significa: Desarrollar las facultades y capacidad, mediante el aprendizaje, instrucción o enseñanza escolar.

Dicho de otro modo, aprender se refiere generalmente al proceso que sigue el que está adquiriendo conocimientos, mientras que educar resulta ser a menudo, el proceso de aprendizaje dirigido por un profesor o por un colegio.

Debido a esto, creemos que, como la educación formal comienza a los 6 años, el proceso de aprendizaje también comienza a esa edad. Nada más lejos de la verdad!.

Lo cierto es que un niño comienza a aprender inmediatamente después de su nacimiento y antes de ir al colegio, ya ha adquirido una fantástica cantidad de conocimientos obtenidos hecho por hecho, quizá mayor que lo que pueda aprender en el resto de su vida.

Ya ha aprendido la mayoría de los hechos básicos sobre él, su familia y las personas más cercanas. Ha aprendido cosas sobre sus vecinos y su relación con ellos, su mundo y su relación con él y otra multitud de hechos que son literalmente innumerables. Lo mas significativo es que ha aprendido por lo menos una lengua, y a veces más de una.

El proceso de aprendizaje a través de estos años, ocurre a una gran velocidad, a no ser que nosotros mismos les impidamos o les pongamos trabas en este proceso. Si apreciamos y les estimulamos, el proceso alcanzará un promedio verdaderamente increíble en el infante. Porque por naturaleza, el niño pequeñito arde en un deseo infinito de aprender.

Pero si con nuestra actitud hacemos que disminuya el deseo de aprender, si limitamos las experiencias que tiene que vivir, o a las que lo exponemos, si aislamos al pequeño de tener relación con otros niños,  contribuiremos a apagar su deseo y apartarlo de una convivencia sana y natural con demás.

Claro que también podemos aumentar su aprendizaje notablemente, por el solo hecho de suprimir muchas de las restricciones físicas, a las que en ocasiones los sometemos.

Los padres somos los encargados de multiplicar poderosamente los conocimientos que adquiere el pequeño e incluso su potencial, si apreciamos como es debido su tremenda capacidad de aprender y le damos oportunidades ilimitadas, mientras le estimulamos simultáneamente a que lo haga, la capacidad de aprendizaje del pequeño ¡será asombrosa!.

Enlaces externos sobre estimulación temprana

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Niños índigos o cristal: Como saber si tienes uno en casa

Los niños índigo o cristal son una generación de niños única pero creciente de individuos …