10 formas naturales de cuidar la piel de tu bebé

Cuidar la piel de tu bebé es sumamente importante por que es muy frágil, delicada y fina. Esto significa que la piel es muy sensible y puede reaccionar fácilmente a las temperaturas del tiempo y también a los irritantes.

formas naturales de cuidar la piel de tu bebé

Los irritantes pueden proceder de diversas sustancias, pero principalmente de las sustancias químicas contenidas en los productos que usas con el bebé. Evitar estas sustancias químicas puede ser tan fácil como comprar productos ecológicos, pero aquí tienes otras 10 alternativas que puedes probar.

Como cuidar la piel de tu bebé naturalmente

Hay varias formas de cuidar la piel del bebé que no implican productos químicos ni jabones fuertes. Seguir un enfoque natural ayudará a mantener la piel sana y libre de irritaciones.

Pañales desechables sin blanquear

El primer paso para cuidar la piel de tu bebé es evitar los pañales en los cuales han usado blanqueadores en el proceso de manufactura. En cuanto a las dioxinas, son una familia de organoclorados que incluye una de las sustancias químicas más tóxicas que se han fabricado.

En el pasado, se encontraban rastros de dioxinas en el papel blanco blanqueado con cloro y en los productos de pasta de papel, incluidos los pañales desechables. Sin embargo, hoy en día los pañales suelen estar blanqueados con oxígeno (utilizando peróxido de hidrógeno), que no forma dioxina.

Sin embargo, ¿sabemos qué consecuencias tendrá el peróxido de hidrógeno? Existen en el mercado pañales desechables totalmente sin blanquear, que garantizan que tu bebé no entre en contacto con ninguna lejía.

Nunca utilices talco en el bebé

¿Por qué? La contaminación de heridas o cavidades corporales con talco puede provocar granulomas. La inhalación de talco puede causar irritación respiratoria. La exposición prolongada al talco puede producir neumocomosis.

El talco puede estar muy contaminado con bacterias, como Clostridium tetani y Bacillus anthracis, por lo que debe ser esterilizado. Los talcos orgánicos suelen estar hechos con harina de maíz, arrurruz y arcilla blanca y son maravillosamente seguros y muy eficaces para mantener seca la piel del bebé.

Masajea con aceites después del baño

Evita los aceites de base mineral, ya que contribuyen a resecar la piel cuando se absorben. En su lugar, utiliza aceites naturales y orgánicos que sigan calmando e hidratando la piel del bebé. Prueba productos que contengan aceite de almendras dulces, aceite de coco, aceite de girasol y aceites esenciales de manzanilla, rosa, lavanda y mandarina.

Pero recuerda que siempre debes hacer una prueba primero y observar si se produce algún enrojecimiento o irritación. No lo utilices si esto ocurre. Sólo necesitas la cantidad más pequeña de aceite para masajear la piel de tu bebé, menos de una cucharadita.

Toallitas naturales para el culito

Las toallitas caseras para el culito pueden hacerse fácilmente. Corta por la mitad un rollo de papel de cocina resistente. Saca el rollo interior de cartón. Mezcla dos tazas de agua con 1/2 de taza de aceite de almendras dulces y 1/2 de taza de jabón orgánico para bebés. Coloca una mitad del rollo en un recipiente y vierte 1/2 de la solución. Guárdalo en el recipiente.

O para una solución limpiadora, prueba con una taza de té de manzanilla frío y una cucharadita de miel bien mezclada. La miel es un antiséptico natural, por lo que es ideal para mantener el culito del bebé libre de gérmenes y ayudará a tratar la dermatitis del pañal existente.

Baño sin jabón

Los recién nacidos pueden limpiarse suave y fácilmente con hidrosol de rosas. Se trata de agua destilada que contiene extractos de rosa aromáticos, curativos y calmantes, adecuados para los tipos de piel más sensibles, y es muy económica porque sólo se utiliza una pequeña cantidad.

Los bebés mayores deben bañarse con jabones orgánicos para bebés, ya que los productos para adultos suelen tener ingredientes más fuertes que pueden irritar la piel del bebé. Utiliza los jabones para bebés con moderación.

Lavar la ropa del bebé y la ropa de cama

Lava siempre la ropa del bebé y la ropa de cama antes de usarlas y lávalas con jabón puro en escamas o con una solución de lavado suave para la piel. No añadas descalcificadores ni acondicionadores, ya que pueden causar irritación de la piel. Disuelve los copos en un poco de agua caliente antes de añadirlos al ciclo de lavado. La ropa y las sábanas del bebé, etc., no necesitan ser desinfectadas, sólo hay que secarlas al sol.

Utilizar loción ecológica para bebés

Las lociones ecológicas para bebés pueden utilizarse como alternativa a los aceites de masaje y ayudan a evitar que la piel del bebé se reseque.. Sin embargo, la piel del bebé es sensible, así que vigila los resultados con cuidado e interrumpe su uso si aparece algún signo de enrojecimiento o irritación.

Higienizar los pañales de tela

Lavar los pañales de tela a una temperatura de 65C o más caliente y luego secarlos a la luz directa del sol debería eliminar cualquier germen dañino, ya que la luz ultravioleta tiene un efecto esterilizador y una capacidad natural de blanqueo.

Remojo natural de pañales: Llena hasta la mitad un cubo de pañales, luego añade un cuarto de taza de bicarbonato de sodio y haz buches para disolverlo, añade 3 gotas de aceite esencial de lavanda y 3 gotas de aceite esencial de árbol de té. Deja los pañales en remojo toda la noche y luego lávalos como de costumbre. Añade media taza de vinagre blanco al último aclarado para que los pañales sean más suaves.

Asegúrate siempre de que la tapa del cubo de los pañales está bien colocada, y siempre fuera del alcance de los niños.

Consejos sobre el muñón umbilical.

El muñón umbilical debe mantenerse limpio y seco hasta que se caiga de forma natural. Dobla el pañal del bebé por debajo del muñón para que quede expuesto al aire y no a la orina.

Evita bañar a tu bebé en la bañera hasta que el muñón se caiga. Prueba a utilizar el lavado con hidrosol mencionado anteriormente.

Los estudios han demostrado que dejar que el muñón se seque de forma natural es el método más rápido. No apliques ningún agente secante, ya que puede causar irritaciones.

Cuidado de la costra láctea.

La costra láctea es el resultado de la hiperactividad de las glándulas del cuero cabelludo de tu bebé y no es peligrosa. Tiene el aspecto de una costra en la piel.

Esta sequedad se ha atribuido a las hormonas que la madre transmite a su hijo al nacer y puede continuar durante varios meses. La forma más suave y segura de curar la costra láctea es limpiar la zona con aceite de almendras dulces, dejarlo actuar unos cinco-diez minutos y luego lavar el cuero cabelludo del bebé con un lavado o champú ecológico para bebés.

No dejes el aceite en el cuero cabelludo, ya que esto provocará una mayor sequedad. Los productos ecológicos para bebés que son totalmente seguros están disponibles en Internet y en las farmacias. Ya no hay excusa para usar productos químicos con tu bebé.

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

El desarrollo de la motricidad fina en tu bebé

Te estarás preguntando ¿Qué es la motricidad fina? Pues la habilidad que tenemos de realizar …