madre primeriza

Mama primeriza, lo que debes saber

A pesar de lo mucho que pudiste leer antes de empezar a ser mamá primeriza, de las experiencias que lograron compartir tus amigas, los consejos que tu mamá te brindo y su madre también, nada de eso es comparable con la realidad que se pueda vivir ya con el bebé en brazos, y puede resultar un poco difícil adaptarte a una nueva situación en tu vida: ser madre.

El primer embarazo en la vida de una mujer es un estado físico y mental totalmente nuevo para cada mujer, ya que no hay una experiencia igual a la otra. Son unos meses en los que ella tendrá que ir descubriendo todo, de todo.

Durante la gestación del bebé, podrá tener guía, asesoría y acompañamiento de sus seres queridos, del médico, de amigos o de compañeros de trabajo, pero solo ella sabrá exactamente lo que siente en su cuerpo, lo que pasa por su mente y lo que esto genera para ella, su cuerpo, su forma de pensar y percibir las cosas.

Lo único que podría ser común e igual en todas es, que en cada uno de ellas, se presenta una crisis emocional por el hecho de saberse embarazada.

Lo que cambia es la forma en que cada mujer se enfrenta a esa crisis emocional de saberse embarazada por primera vez, saber que dentro de su cuerpo se ha creado la magia de una nueva vida y que ahora es responsable de cuidar, alimentar y proteger a un ser humano que crece y se desarrolla con todo su potencial, dentro de su cuerpo. VAYA QUE RESPONSABILIDAD!!

Mama primeriza Ciertamente el estilo de vida cambiará, aunque digan que no, que un embarazo no tiene porque alterar el ritmo de su vida, o su ritmo de trabajo o las actividades que realiza, en un tiempo, mas largo o mas corto, el cambio de vida tendrá que suceder, por la propia naturaleza del evento.

Este cambio puede implicar también cambios en el estilo de vida de ella individualmente, en el estilo de vida con su pareja, en la relación con sus padres, con su grupo de amigos, en el nivel económico, en el grupo social al que entrará como madre primeriza, o en el nivel psicológico.

Ya que algunas mujeres llegan a sentir que han dejado de ser jóvenes y ahora se convertirán en señoras o que han dejado de ser la mujer joven y atractiva para convertirse en una madre ama de casa que pierde muchas libertades.

Dentro de estas situaciones, uno de los puntos que se repiten con frecuencia es que la mujer empieza a sentirse un poco insegura de su misma, por la forma que su cuerpo va tomando y le preocupa en demasía que esto pueda causar problemas con su pareja, es decir, que ya no la vean atractiva y que por eso su pareja salga en busca de otra persona. Uno nunca sabe que camino tomará la mente de una mujer embaraza y más cuando es su primer embarazo.

La aventura de un embarazo es algo único que vale la pena vivir. En esta etapa, habrá muchas circunstancias diferentes que se tendrán que sortear, otras se tendrá que aprender y otras definitivamente se tendrán que dejar pasar.

La esperanza de cada embarazo es que este llegue a feliz término, teniendo al final de la gestación dos seres humanos sanos: una madre feliz y orgullosa de haber dado a luz a un nuevo ser y un pequeño bebe sano y completo que empieza a disfrutar de este maravilloso camino que es la vida.

Esperando tu primer hijo

Esperando tu primer hijo Para los padres que esperan su primer hijo, muy a menudo la salud de los niños constituye una verdadera odisea ya que cuentan con poca información y la falta de experiencia. Solo poseen las vivencias que han aprendido por su propia cuenta, de los consejos a veces un tanto contradictorio de sus amigos o de familiares y también de algunas sugerencias de los artículos de revistas.

Si hablamos de los niños, es vital y es necesario estar atentos siempre de su salud sin llegar a ser alarmistas y, sobre todo, hay que contar con buenos reflejos en el momento preciso.

Los padres actualmente se ven como aventureros al tener al primer hijo, no conocen y carecen de experiencia. Y a los cuales se les exige también aprender en todos los ámbitos: la educación, actividades deportivas, religiosas, la psicología y la salud.

Si se desconoce de información médica, nos encontramos ante lo que realmente se conoce y lo que se cree conocer, las opiniones encontradas a partir de leer, de consejos de nuestros amigos, de consejos de nuestra familia o de nuestra propia vivencia. Es muy difícil en estas condiciones no cometer errores o equivocarse.

Una vez se encuentra un nuevo integrante en nuestra familia, llena de felicidad y alegría nuestro hogar, pero sin embargo debemos preocuparnos por su estabilidad y crecimiento adecuado. Se conoce por crecimiento normal al adecuado incremento en peso y altura regular medido cada año, desde su nacimiento hasta la pubertad del niño.

Las visitas a pediatría del niño son importantes y se deben seguir al pie de la letra, para así estar al tanto de la mejor salud del bebe, y que se controle cualquier anomalía que se presente. Es posible que aparte de las visitas al pediatra, usted mismo quiera controlar el crecimiento de su hijo, de ser así, realice los controles con intervalos regulares, utilice siempre las mismas herramientas de medición y peso, acuérdese siempre de anotar las medidas tomadas, nunca haga comparaciones con niños de la misma edad; y sobre todo no deje de llevarlo al pediatra para verificar sus datos.

Es necesario conocer el desenvolvimiento del niño en todos los sentidos, psicológicos, auditivo, visual y lingüístico, para verificar que todo esté en orden, también cabe mencionar que se deben colocar pautas, debidamente consultadas con nuestro pediatra, para llevar el control acerca de la vacunación de los niños.

Todo esto dependerá de cuan saludable estén nuestro hijo, y su desempeño en la sociedad, escuelas y en general en su futuro. Si se descuida está dando a vulnerabilidad y que la salud del niño este propensa a decaer.

10 Consejos para la mamá primeriza

10 Consejos para la mamá primeriza

Ser mama primeriza sera un poco abrumador al principio, es por eso que necesitas unos cuantos consejos que te ayuden a desenvolverte en tu nueva forma de vida, consejos que acá se te brindarán para llevar a cabo una buena tarea:

  1. Es necesario que solicites ayuda con el tema, las personas más recomendadas son las de la familia y tu pareja. Ellos con seguridad estarán dispuestos a ayudarte con lo que necesites.
  2. Otra de las necesidades que tiene tu cuerpo es poder descansar, por ello debes dormir cuando tu bebé duerma también, es necesario que te recuperes.
  3. Durante los primeros días de tu recuperación es necesario que impidas un poco las visitas, pues apenas te estás ajustando a la situación y es un momento en el que necesitas estar a tiempo completo con tu bebé y descansar.
  4. Para comer, puedes cocinar cosas sencillas, que no lleven mucho trabajo. Un pequeño sándwich o comida a domicilio, es lo ideal. No te aproveches, porque no se trata de pizza a domicilio, es más bien sobre comida saludable.
  5. Deprimirse o entrar en estado de tristeza es normal. Tus hormonas están teniendo bastantes cambios y tu humor podría cambiar de un momento a otro, sobre todo cuando el parto se encuentra reciente. Si aún después de eso, el estado de tristeza continúa, consulta con un médico.
  6. Aprovecha al máximo a tu bebé, consiéntelo, siéntelo cerca de ti. Hazle sentir el cariño que le tienes.
  7. Que no solo el bebé sea consentido, también tú debes aprovechar esas situaciones. Que tu familia y tu pareja te consientan es beneficio para tu recuperación. A veces es necesario que alguien más se haga cargo de tu bebé por un tiempo breve mientras tú descansas.
  8. No tengas los pensamientos deprimentes que te encuentras sola, no es así. No entres en estado de frustración, eso no ayuda al bebé.
  9. Deja la preocupación por el peso, prácticamente es algo que no se puede evitar durante los primeros momentos después del parto. El peso se va perdiendo conforme vas realizado alguna rutina de ejercicios.
  10. Habla con otras madres, compartan experiencias. La experiencia sabe cómo ayudar a una madre primeriza.
Recuerda que ninguna madre ha nacido siéndolo, siempre han existido madres primerizas, pero seguir consejos te ayuda a ser mejor. No hay un pócima secreta para ser mejor madre, lo necesario es seguir tus instintos con un poco de ayuda de otras madres experimentadas.

Problemas más frecuentes de la mamá primeriza

Problemas más frecuentes de la mamá primeriza

El cuidado de un bebe, significa contraer enormes responsabilidades, adquirir compromisos, delegar funciones, ya que se trata de la vida de un ser, nuestro hijo.

Nadie nace sabiendo, se trata de experiencias y ensayo – error donde se adquiere el conocimiento, pero al hablar de nuestros hijos no se debe cometer errores, el cuidado de un bebe no cuenta con indicaciones o un manual de instrucciones, no se aprende en las universidades y escuelas; es por esto que las madres más las primerizas se encuentran con un numero de problemas en la llegada de este ser tan especial.

Hablando más de las mujeres como rol de madres, las cuales se encargan de la mayor parte del tiempo al cuidado de los bebes, hay ocasiones en que determinadas situaciones le hacen perder el control y cometer errores en ellas.

Entre los errores que más se cometen al cuidar a nuestros hijos están: sobreprotegerlos, dudar de su capacidad como madre, no dejar que toquen a tu hijo, higiene excesiva, abrigarlos demasiado, tener todo en silencio en casa, excederte en la alimentación de tu hijo, esto no se debe hacer ya que puede dar lugar a muchas enfermedades, situaciones sociales y psicológicas a dañinas a nuestros hijos.

Hay diversas situaciones en que de igual forma no se encuentra la solución, o no se sabe qué hacer, debemos organizar tiempo, crear un calendario de fechas y horarios, para tener un amplio margen de lo que se va a hacer; organizar trabajo en medida en un gran punto a favor para las madres que son primerizas, esto les dará más confianza, más visión y tiempo para prepararse ante lo que debe hacer y lo que está por hacer.

No cabe duda que si la organización va llevada ante un análisis sirve como herramienta poderosa al tomar las decisiones, al dirigir y a criar a nuestros hijos de una manera efectiva.

El hecho de ser madres primerizas, no significa por ninguna razón que lo hará mal o cometerá errores, pero debido a su falta de experiencia puede que se susciten; una de las alternativas o paliativos a esto es enseguida buscar ayuda ante cualquier incontratiempo, si no sabe hacer la tetera del niño, pues pregunte, si no sabe cambiar el pañal, también hágalo, sin ningún tipo de complejo de inferioridad, la salud del niño es primero.

Hay que tener presente que la crianza de los niños se da de una manera espontánea y natural.

Consejos para después del parto para la mamá primeriza

No siempre el amor entre la madre y su hijo es amor a primera vista. A veces, muchas mamás primerizas sienten ansiedad, miedo y hasta decepción ante la nueva vida que demanda permanentemente cuidado, sacrificios y atención permanente.

Consejos para después del parto para la mamá primeriza Muchas mamás primerizas se muestran en camisón, ojerosas y agotadas durante todo el día. Duermen mal, no tienen tiempo de vivir entre el cambio de pañales, la lactancia y los cólicos y llantos de su chiquito.

¿Se supera esta terrible etapa? Tenemos buenas noticias. No eres la única que se siente así. Muchas madres se solidarizan contigo y entienden lo que estás pasando.

Tu propia madre puede servir en ocasiones de una buena compañía para pasar esta crisis temporal. También puede servir de ayuda una buena amiga, una hermana que tenga experiencia o una vecina solidaria.

Ser madre es todo un desafío, una ardua tarea para la cual nadie nos enseña ni nos prepara por lo que es natural que muchas expectativas en este tema se vean frustradas con la llegada del primer bebé.

También es el primer hijo el que sirve de “conejillo de indias” para las mamás primerizas por lo que suelen ser los primogénitos los bebés con quienes sus madres cometen mayor cantidad de errores. Se nos caen al piso, se ahogan con alguna comida, padecen de dolores de oído que no sabemos cómo resolver. A veces pensamos…si vinieran con un manual bajo el brazo cuánto nos ayudarían…

Pero todos sobrevivimos a esta etapa sin traumas posteriores y es más, a los pocos años la mayoría de las madres está acunando a su segundo y tercer hijo en muchas ocasiones.

Son tantas las satisfacciones al ver su primera sonrisa, su balbuceo llamándonos mamá o sus primeros pasos que olvidamos instantáneamente las noches de desvelo y angustias relacionadas con la crianza de nuestros pequeños.

Gracias a Dios ahora existen los pañales desechables, los biberones de plástico y microondas o comidas envasadas que nos ahorran tiempo y nos simplifican la vida de una manera asombrosa.

Además, el involucramiento de los padres en la crianza alivia la tarea de una manera considerable.

Por eso,  no creas a las mamás primerizas que te dicen en la cara, demacrada y ojerosa por cierto, que su bebé duerme como un santo toda la noche, que no llora nunca y se porta de lo mejor. O ella miente o su bebé es de otro planeta.

Enlaces externos sobre madres primerizas

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

La convivencia con mascotas estimula el desarrollo del niño

No hay duda de que las mascotas son buenas para los niños. No sólo proporcionan …