Enseña a tus hijos a ser agradecidos

Ser agradecidos es una virtud que a menudo se pasa por alto, pero es muy importante. Enseñar a tus hijos a ser agradecidos por lo que tienen es una de las mejores cosas que puedes hacer por ellos.

Les ayudará a ser más felices y a estar más contentos en la vida, y también les hará mejores personas. Hay muchas formas sencillas de enseñar a tus hijos a estar agradecidos por lo que tienen. Una de ellas es mostrarles tú mismo la gratitud.

Enseñar a tus hijos la gratitud es una de las cosas más importantes que puedes hacer por ellos. Al enseñarles a ser agradecidos por lo que tienen, estás ayudando a inculcarles valores que permanecerán con ellos durante toda su vida. La gratitud no sólo consiste en dar las gracias por las cosas buenas de la vida, sino también en ser conscientes de las cosas que damos por sentadas.

¿Cómo enseñar a los niños a ser agradecidos?

Una de las formas a ensennarles a ser agradecidos es ayudarles a comprender el valor de las cosas. Puedes hacerlo pidiéndoles que cuenten cuántas cosas tienen y luego que comparen esa cifra con la cantidad de personas que viven en el mundo con menos de 2 dólares al día.

¿Cómo enseñar a los niños a ser agradecidos ?

Este ejercicio puede ayudar a los niños a entender que son afortunados por tener lo que tienen y que deben estar agradecidos por ello.

También puedes ayudar a tus hijos a desarrollar una actitud de agradecimiento enseñándoles sobre el servicio. 

¿Por qué enseñar gratitud a tus hijos? 

La gratitud se define como un sentimiento de agradecimiento o aprecio. A menudo se considera una virtud y se ha relacionado con la felicidad, el bienestar y la reducción de los niveles de estrés. Enseñar gratitud a tus hijos puede tener muchos beneficios tanto para ti como para ellos.

No pienses que son muy pequeños para aprender a ser agradecidos, recuerda que ser agradecido es parte de los buenos modales y de los buenos hábitos que deben desarrollar.Algunos de estos beneficios son: aumento de la felicidad, mejora de las relaciones, aumento de la resiliencia frente al estrés y una sensación general de bienestar. 

Dales un buen ejemplo, practicando el ser agradecido

Es mejor que les enseñes utilizando tú mismo las palabras adecuadas en los momentos adecuados. ¿Cuántos padres ves diciendo «Gracias» a sus hijos de dos o tres años? Es a través del ejemplo como los niños aprenden mejor, y enseñar la gratitud no es diferente de cualquier otra cosa en ese sentido. «¡Los niños aprenden lo que viven!»

Enseña mostrándoles cómo se puede servir a los demás. Incluso cosas sencillas, como sujetar una puerta a una persona mayor, son pequeñas formas de mostrarles cómo nos aprecian los demás y nuestras acciones.

También es una forma de hacer sonreír y animar el día de un desconocido, lo que siempre crea un buen sentimiento en la persona que realiza el acto amable.

Te sorprendería saber cuántas veces puede ocurrir un simple gesto como éste en tus actividades cotidianas, en lugares como las tiendas de comestibles, las consultas médicas o las compras.

Enseña a tus hijos a ser conscientes de lo que agradecen 

Una de las mejores formas de educar a los niños a ser felices y agradecidos es predicar con el ejemplo. Muéstrales que estás agradecido por los momentos buenos y malos de tu vida, y explícales por qué estás agradecido.

Ayúdales a llevar un diario de gratitud, en el que puedan anotar las cosas por las que están agradecidos cada día. Anímales a pensar en todas las cosas buenas que tienen en su vida, grandes y pequeñas. Háblales de la importancia de ser amables y de ayudar a los demás, y de cómo ser agradecidos les hace sentirse bien por dentro. Y lo más importante, hazles saber que les quieres pase lo que pase, y que siempre estarás ahí para ellos. 

Otros ejemplos sencillos podrían ser: tener comida para comer todo el tiempo, amigos con los que jugar y tener muchos juguetes y material escolar. Mostrarles ejemplos de niños de países del tercer mundo que carecen de estas cosas es una forma de enseñarles a apreciar lo que ellos también tienen.

Ayúdales a llevar un diario de gratitud 

Ayúdales a llevar un diario de gratitud 

Los diarios de gratitud son una forma estupenda de mantener sus pensamientos y emociones bajo control. También pueden ayudarte a centrarte en las cosas positivas de tu vida, lo que es especialmente importante cuando te sientes mal. Aquí tienes algunos consejos para ayudar a tus seres queridos a empezar y seguir con su diario de gratitud. 

El primer paso es elegir el diario adecuado. Es importante que sea algo que la persona quiera utilizar todos los días. Quizá quieras comprarle un diario bonito con una cubierta bonita, o uno que sea específico para sus intereses. 

Una vez que tenga su diario, ayúdale a pensar en algunas ideas sobre las que escribir cada día. Podrían hacer una lista de cinco cosas por las que están agradecidos, o escribir sobre un recuerdo feliz de la semana pasada. Pueden escribir sobre lo abradecidos que estan por la educacion, sus padres o cosas materiales como por los juguetes que tienen.

Aníma a tus niños a ser agradecido

Una de las formas más sencillas y eficaces de mostrar tu agradecimiento es dar las gracias. Pero, sorprendentemente, mucha gente no da las gracias lo suficiente. Las notas de agradecimiento pueden parecer anticuadas, pero pueden tener un gran impacto.

Una nota de agradecimiento escrita a mano es especialmente significativa y es una excelente manera de demostar el sentirse agradecido. Si estás demasiado ocupado para escribir una nota, envía un correo electrónico o un mensaje de texto.

Dar las gracias puede alegrar el día de alguien y hacer que se sienta apreciado. También hace que sea más probable que vuelva a ayudar en el futuro. Así que, la próxima vez que alguien haga algo bueno por ti, dale las gracias, ¡y hazlo de verdad! 

Dales la oportunidad de realizar proyectos de servicio 

Los proyectos de servicio son una forma estupenda de enseñar a los niños el valor de retribuir a la comunidad. También pueden proporcionar oportunidades para que los niños aprendan nuevas habilidades y hagan nuevos amigos. Los proyectos de servicio pueden ser sencillos o complejos, en función de la edad y las capacidades de los niños. 

Hazles saber que estás agradecido por ellos 

Una de las formas más fáciles y mejores de demostrar a alguien que le aprecias es simplemente decírselo. A la mayoría de las personas les gusta sentirse apreciadas, y eso puede contribuir en gran medida a fortalecer las relaciones.

Dedica unos minutos de tu día a decirle a tu cónyuge, a tu pareja, a tus padres, a tus amigos o a cualquier otra persona que le aprecias. Puedes decirles por qué estás agradecido por ellos, o simplemente decir «gracias».

Expresar la gratitud también es una forma estupenda de mejorar tu propio estado de ánimo. Cuando te centras en las cosas buenas de tu vida, puede ayudar a cambiar tu perspectiva y hacerte sentir más feliz. Así, no sólo harás que la persona a la que das las gracias se sienta bien, sino que tú también te sentirás bien. 

Por qué la gratitud es importante en la infancia y después 

La gratitud es importante en la infancia y más allá porque ayuda a construir relaciones sólidas, fomenta el pensamiento positivo y puede aumentar los niveles de felicidad. La gratitud también enseña a los niños a agradecer lo que tienen y fomenta el sentido de comunidad.

Los niños agradecidos son más propensos a ser serviciales y amables con los demás, dando un buen ejemplo a los demás. 

A medida que avanzas en tu día, muéstrales los maravillosos acontecimientos que ocurren entre bastidores y que todos solemos dar por sentados. Cosas como la policía, que nos protege, los bomberos que están ahí para los que los necesitan, y el dependiente del supermercado que hace su trabajo para ayudarnos a conseguir nuestra comida.

Un simple comentario de agradecimiento a todas estas actividades cotidianas es la forma más fácil de dar un modelo de agradecimiento que ellos aprenderán y emularán.

Enlaces externo sobre el agradecimiento y los niños

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Como ser buenos padres

Cuando somos padres, especialmente por primera vez, nos obseciona el ser buenos padres y madres. …