La Alimentación del Bebé Durante su Primer Año

Una de las tantas decisiones que la madre debe tomar una vez nacido el bebé, es la forma en que alimentará al bebé, si le dará pecho o no, si le dará biberón con fórmula o se sacará la leche, cuantas veces lo alimentará, etc.

La Alimentación del Bebé Durante su Primer Año Algunas de estas situaciones podrán ser elegidas por la madre, pero si en el desarrollo de este proceso algo sucede, como que el niño rechace la leche materna, que no baje la suficiente cantidad de leche y se tenga que complementar el pecho con la fórmula, que al niño le caiga pesada la leche materna, que se termine muy pronto la leche materna, alguna separación forzosa entre madre e hijo, que impida la alimentación natural, etc.. Todas estas posibilidades y muchas mas pueden suceder y a la madre solo le quedará acoplarse a los deseos y necesidades del pequeño.

Como empezar a darle nuevos alimentos al bebé

Al cabo de algunos meses, de estar alimentando a su bebé con la leche materna, su médico le indicará cuando exactamente es adecuado para su bebé, comenzar a probar otro tipo de alimentos, su médico le indicará el momento adecuado para darle al niño otro alimento. Algunos médicos le aconsejarán papillas a base de harinas de cereales una o dos veces al día, otro médicos le indicaran que comience con papillas a base de fruta, o con agüita de arroz o de avena, he aquí la importancia de consultar este paso con su médico. Ya que esta situación influye tanto en la ingesta de las proteínas, vitaminas y minerales que el bebé necesita para el cuidado de su estómago y su desarrollo de físico, como a la educación del infante, puesto que el bebé empezará a conocer sabores, texturas en los alimentos e iniciará el proceso de aprendizaje en el uso de nuevos implementos como lo es: la cuchara.

Se recomienda que siempre que se de a la criatura un alimento nuevo, se le de con precaución, a una temperatura adecuada y en pequeñas cantidades, las que irán aumentando gradualmente conforme el niño lo vaya pidiendo. Uno o dos meses después de haber empezado con la alimentación de papillas, puede dársele puré o sopa de vegetales a la hora de la comida, procurando que se le den a la hora que la familia come, para que esté en la mesa con ellos y así, poco a poco, se le va creando un horario, se incluye al bebe en la convivencia familiar y el probar nuevos sabores en un ambiente agradable, influye favorablemente a que acepte los nuevos sabores.

Todo nuevo alimento debe ser suministrado durante dos o tres días seguidos, a título de ensayo, de tal modo que si causa alguna perturbación como reacciones alérgicas o malestares estomacales, pueda ser advertida a tiempo, para ser comunicadas al médico para ver que lo causó.

Las recomendaciones generales y más aceptadas por los médicos es que durante la segunda mitad del primer año, se pueden ir añadiendo gradualmente a la dieta alimenticia del bebé los siguientes alimentos: patata asada en sus diferentes presentaciones, ya sea en muy muy pequeños trozos o en puré sin ningún condimento; preparados de harina de maíz, arroz, yema de huevo, picadillo o jugo de carne, postres ligeros, pan tostado, galletas sencillas, fruta cocida, mermeladas, fruta picada o en puré y jamón, entre los que tu médico agregue a la dieta de tu bebé.

Durante la última parte de este plazo, es conveniente presentarle las comidas divididas o cortadas menos finamente o darle alimentos más consistentes para que encuentre ocasión de usar sus nuevos y pequeños dientes, para que así se vaya acostumbrando a masticar lo que come.

El vaso o la taza con asas, pueden también usarse durante este tiempo, pero únicamente si el pequeño lo desea o lo acepta sin inconvenientes. Y así, hacia el final del primer año, está ya en disposición de tomar alimentos muy variados sin que le represente ningún problema.

Recomendaciones para enseñar a los niños a comer

Dentro de unos meses, tu pequeño empezará a querer comer solo, pero mientras tanto te toca a ti conseguir que coma todo lo que le das. A partir de los 6 meses, se abre para él bebé un nuevo mundo de experimentación y le gustará poner la mano dentro del plato, tocar la comida y jugar con ella.

Para lograr que coma toda la papilla, debes tener mucha imaginación e inventar juegos para que la acepte con normalidad ya que para él es un cambio de sabores y texturas y necesitará su tiempo para adaptarse.

Cuando son tan pequeños se cansan enseguida de cualquier juego así que tendrás que reinventarlos cada día para seguir llamando su atención, es importante establecer siempre que aunque lo hagas como un juego el comer para él es algo que debe hacer.

Sorprenderlo todos los días será tu reto personal, lo cual requiere renovar a nadie la imaginación. Puedes empezar con acciones clásicas como imitar los sonidos de diferentes medios de transporte (que viene el tren, mira como aterriza el avión, escucha como suena la bocina del camión o la sirena de un barco).

También puedes inventar una canción, hacerle juegos con las manos y muecas para que se ría, enseñarle un cuento con imágenes de los alimentos que están en su papilla, dejar que toque la comida mientras le introduces la cuchara en la boca, utilizar platos con motivos infantiles para que descubra el personaje que hay debajo a medida que va desapareciendo la comida, etc.

Todas estas acciones despiertan su interés por la comida, les transmiten confianza y además favorecen la consolidación de los vínculos afectivos con los papás.

Los psicólogos recomiendan amenizarles la comida pero sin alejarlos de ella; se trata de buscar actividades que hagan las comidas más agradables pero sin olvidar que forman parte importante de su aprendizaje de hábitos alimentarios.

Es importante destacar que en esta etapa los bebes aprender la mayor cantidad de acciones que desees es a tra ves del juego, claro pero un juego bien enfocado asi ese logro permite que el bebe pueda no solo aprender sino a realizar solo esa tarea sino que también pueda ir evolucionando en su desarrollo cognoscitivo.

Es en esta etapa donde la correcta orientación de los padres marca la diferencia entre aprender y enseñar correctamente al bebe en una acción fundamental para su socialización primaria.

Conoce la alimentación a petición

Los pediatras comentan que la alimentación que el bebé requiere durante el primer año de vida, cualquiera que esta sea, es la alimentación a petición, es decir, darle de comer cuando el bebé lo pide, porque esta opción es claramente preferible a la alimentación programada con horarios fijos. Durante los primeros doce meses de vida el bebé exige un ambiente que satisfaga sus necesidades internas básicas. Durante este periodo, no está ni física ni psicológicamente preparado para adaptarse a las exigencias de las fuerzas exteriores, como lo sería el aguardar hasta que se le alimente de acuerdo con el horario de la madre, la hora de la comida de la familia o la disponibilidad del alimento.

Ya que cuando se ve obligado a hacerlo, el bebé experimenta el terror al hambre y una ira enorme. Cuando estos sentimientos son evocados mas allá de cierto grado, el bebé deberá desarrollar todo un conjunto de defensas a fin de hacerles frente.

La expresión “Grito primordial”, es un reflejo de estos sentimientos de hambre e ira y que se ha vuelto todo un método de terapia. La terapia del grito primordial, que ha sido desarrollada por el conocido Dr. Janov (quien sostiene que la neurosis es causada por el dolor reprimido del trauma de la infancia) en un intento para revertir este proceso de abandono, hambre o ira, que el bebé genera en esta etapa.

La mayoría de los bebes que son alimentados a petición, empiezan a fijarse ellos mismos un horario después de algún tiempo: un horario basado en la evolución de sus propias necesidades físicas y psicológicas, sin imposiciones externas.

Un horario que termina pareciéndose al horario de la madre y con frecuencia, pasado algún tiempo se parece al método de alimentación programa, de una vez cada cuatro horas. Es decir, se llega al mismo proceso que si se le programa desde un principio “comer cada cuatro horas” pero de forma natural, fluida y sana, sin causar el trauma de no recibir alimento cuando su cuerpo lo requería, sin necesidad de tanto llanto por parte del bebe, sin necesidad de tanta desesperación por parte de la madre.

Como alimentar al bebé durante su primer año

El primer año de vida del bebé es fundamental para sentar la base de una buena salud y en muchas ocasiones puede resultar la etapa más convulsa teniendo en cuanta que en ella se sucederán muchos cambios a un ritmo vertiginoso desde la alimentación exclusivamente con leche materna hasta el cambio a sólido.  Existen determinados nutrientes que no deben faltar como el hierro que le ayuda a la producción de la hemoglobina, el zinc para una buena producción de glóbulos blancos, calcio y vitamina d para el desarrollo de los huesos, omega-3 para la salud del corazón, las vitaminas A,B,C y E para el buen desarrollo del cerebro….etc.

Aunque quizás lo realmente primordial en esta base de la vida de tu hijo es conocer bien como ir introduciéndole los nuevos alimentos sin que para él sea un desbarajuste. Para hecho es necesario seguir los siguientes consejos.

  1. Durante los 4 a los 6 meses. Introducir los cereales puede ser clave para esta base ya que se sabe que aproximadamente alrededor de los 6 meses el bebé ya habrá agotado la reserva natural de hierro con la que nace. Se debe mezclar la lecha materna con alguna mezcla infantil de con cereales de la marca de confianza.
  2. Desde los 6 meses a los 8 meses. Es hora de empezar a introducir puré de verduras y licuar frutas como plátanos, peras, manzanas, albaricoques o ciruelas pasas. También se puede ir introduciendo en la mezcla proteínas en alimentos como el pollo cocido, pavo, pescado, lentejas o incluso los frijoles.  Al mismo tiempo que se pude introducir también el yogur tanto de leche entera como de soja. Es importante comprar los alimentos más frescos posibles. Recuerda que puedes mezclarlos también con un poco de líquido de leche materna. Llegando a los últimos meses de esta fase intenta realizar los puré o jugos con menos líquidos para que se vaya acostumbrando a comer alimentos sólidos. No olvide que también se puede mezclar cereales de arroz si se quiere conseguir mejor textura.
  3. De los ocho a los diez meses. Se puede ir introduciendo alimentos sólidos como las zanahorias o batatas hervidas o alimentos blandos de por si como los plátanos o aguacates. Se le puede ofrecer que empiece a comer cereales con los dedos, galletas o pequeños trozos de pasta cocida. En esta fase es importante cortar los alimentos en piezas pequeñas para que el bebé no se atragante. También puede ir comiendo pequeñas cantidades y en trozos pequeños de queso pasteurizado.
  4. De los 10 a los 12 meses. Aunque ya se puede ir introduciendo todos los alimentos existen algunos con los que hay que tener especialmente cuidado debido a las alergias. Los expertos aconsejan que en este aspecto hay que ser cauteloso y evitar ofrecer alimentos como huevos, el maní, los maricos en general…ya que son grandes fuentes de alimentos asociados a las alergias. Es importante evitar la leche entera y la miel. Poco a poco y debido a que el bebé tiene más diente podrá ir comiendo trozos de comidas algo más grandes.

7 consejos para iniciar la alimentación complementaria con tú bebé

alimentación complementaria con tú bebé No hay nada más satisfactorio que ver a los pequeños de la casa comiendo su primer alimento sólido, es reafirmar que están creciendo y cada día son más independientes en ese momento las preguntas del millón son ¿Cuándo puedo iniciar?, ¿Cómo hacer que consuma alimentos saludables? Y ¿Existen trucos para que no rechace el famoso brócoli?, estas dudas y más serán resueltas al terminar de leer el artículo, ¡Comencemos!

Lo primero es saber cuál es el mejor momento para iniciar a ofrecerle a tú bebé alimentos sólidos. Es vital guiarse por las recomendaciones del pediatra pero tú desde casa también puedes notar signos que te indicarán si ya es la hora correcta.

Lo primero es que tú bebé controle su cabeza y cuello mientras se mantiene sentado solito para que el bolo alimenticio se desplace de forma correcta y no ocurran accidentes. El reflejo de extrusión tiene que haber desaparecido este se da cuando metes algo a la boca de tú pequeño y enseguida saca la lengua, por ultimo pero no menos importante al momento que están comiendo en casa observar que tienen interés por los alimentos que ven en los platos.

La mayoría de nuestros gustos y preferencias se forman desde edades tempranas principalmente en los primeros años de vida, como padres tenemos la capacidad de enseñar a los niños a reconocer y disfrutar de platos saludables, la mayoría de personas piensa que es sumamente difícil hacer que a un niño le gusten las verduras y frutas .

La verdad es que esa concepción solo está en nuestra cabeza, para los pequeños todo es nuevo y cada espacio está repleto de experiencias diferentes si presentas los alimentos de forma divertida y con la mejor disposición te sorprenderán los resultados. A continuación te presentamos 7 estrategias para que esa primera experiencia con la alimentación complementaria sea un éxito rotundo:

Hora

El mejor momento es en la mañana cuando están más alertas y receptivos, asegúrate de que ya hayan pasado horas desde la última comida para que tenga hambre, apaga el televisor y coloque en silencio los celulares para evitar cualquier tipo de distracción, existen diferentes tablas a nivel mundial para saber que alimentos introducir primero, igualmente consulta esto con el pediatra un dato importante es no dejar a un lado la leche materna en el caso que debas hacer un cereal de arroz o un alimento que requiera leche utiliza la tuya, por lo general los plátanos y aguacates suelen ser alimentos de transición que no generan problemas de alergias o digestión, no te preocupes si al principio solo recibe unas cucharadas reconoce sus signos para saber cuando no desea más o está lleno frunciendo la boca o apartándose de la comida.

Variedad

Luego que tú bebé se ha acostumbrado al acto de comer hay que comenzar a introducir nuevos alimentos rápidamente y ser creativos. Cada día puedes probar algo diferente o hacerlo por semanas en ese caso la elección es tuya.

Es posible mezclar sabores y alimentos no tengas miedo en combinar colores, texturas y grupos alimenticios de esta forma la cantidad de nutrientes aumentará así como el nivel de adaptación. Poco a poco sabrás que le gusta o detesta si te rechaza un alimento en un primer momento trata de prepararlo de forma diferente, ofrecerlo en otra presentación o mezclarlo pero no des por sentado que no le gusta.

¡Usa condimentos naturales!

Hasta la fecha no existen ningún estudio que avale una dieta sosa y blanda en lo niños para evitar problemas así que no olvides los condimentos, ¿Te gustaría el pollo solo hervido?

Pues lo más probable es que a tú hijo tampoco en vez de usar condimentos artificiales puedes usar cebollas, hierbas y especies naturales para darle más sabor a la comida, el cilantro con aguacate da un sabor muy rico, cebolla en el arroz o canela en las manzanas piensa como te gustaría comer a ti y así sabrás que hacer.

Reconociendo los alimentos

Coloca los alimentos en la mano de tú bebé para que sea capaz de experimentar la textura mientras trabaja la fuerza de sus manitas.

Al ofrecer el alimento dile como se llama y come junto a él de esta forma el miedo se ira, es un proceso de adaptación donde debes acompañarlo para que sepa que no pasa nada solo es comida y mamá/papá estarán ahí para apoyarlo.

Los niños se enamoran de las cosas que reconocen a medida que crecen se sienten en confianza con elementos que vieron antes, un estudio reciente demostró que los niños estaban más dispuestos a probar las frutas y verduras desconocidas después de que sus padres les leyeran libros que incluían esos alimentos.

Sentarse juntos:

Es vital integrar al bebé en la mesa familiar y hacerlo sentir parte del momento de la comida.

Algunas investigaciones vinculan las comidas familiares regulares con una serie de beneficios para los niños entre ellos una mayor autoestima y rendimiento académico.

Si esto es imposible hacerlo de lunes a viernes los fines de semana serán perfectos, cuando se acostumbran a comer en la mesa en casa no será extraño para ellos salir a un restaurant y comer tranquilos en vez de dar mil vueltas, jugar, tirarse debajo de la mesa y hacer un desastre.

Hacer comidas tentadoras

Tomate tú tiempo para que las comidas se vean ricas e irresistibles con muchos colores y variedad, el ser humano primero se alimenta por medio de la vista y los bebés tampoco se escapan de esto, puedes valerte de usar capacillos, platos coloridos o hasta hacer figuras con los sándwich y frutas.

Relájate y disfruta el momento

Siempre existen comparaciones entre hermanos, vecinos y hasta desconocidos recuerda que no es una competencia quien aprende a comer primero, cada niño tiene su ritmo es importante no presionarlos ni pedirles más de lo que están dispuestos a dar según sus capacidades, así que relájate y disfruta la experiencia sin ideas preconcebidas de otras familias.

Existe un método de alimentación complementaria muy famoso hoy en día llamado Baby Led Weaning integra la introducción de alimentos sólidos, estimulación sensorial, independencia y desarrollo de motricidad fina en una misma actividad también es una excelente opción para comenzar esta nueva etapa.

Baby Led Weaning ¡Un método que llego para quedarse!

Más y más padres están recurriendo a este famoso enfoque de alimentación complementaria para iniciar a ofrecer alimentos sólidos a sus pequeños, existen otras prácticas como empezar con purés, introduciendo alimentos según tablas mundiales o sin ningún tipo de reglas en cambio.

El Baby Led Weaning (BLW) integra la estimulación sensorial, motricidad fina e independencia del bebé en una sola actividad donde se le ofrece al niño las frutas, vegetales y proteínas en pedazos pequeños para que el mismo los manipule y lleve a la boca siendo quien dosifique la cantidad y ritmo.

¿Cuándo empezar?

Sabrás que es el momento de iniciar cuando tú bebé cumpla 6 meses de edad, se mantenga sentado solo, haya perdido el reflejo de extrusión (sacar la lengua siempre que tiene algo en la boca), ser capaz de sujetar los alimentos por su cuenta y mostrar interés por la comida cuando los adultos están en la mesa, es importante notar todos estos signos antes de siquiera pensar con el Baby Led Weaning porque si no se pueden originar episodios de asfixia que pueden terminar en problemas de respiración y hasta la muerte.

¿En qué consiste el Baby Led Weaning?

Solo debes sentar a tú bebé en su silla de comer y ofrecerle las frutas, vegetales y proteínas en trozos pequeños sobre la mesa, aliéntalo para que tome los pedazos con sus deditos y los lleve a la boca.

Recuerda siempre mencionarle que está comiendo y no poner caras extrañas las ideas preconcebidas de “el brócoli es feo” o “odio los vegetales” son basados en nuestras experiencias, en este caso es la primera vez que los niños experimentan este mundo y no deben estar influenciados por la infancia de sus padres.

Al igual que con la lactancia materna a demanda el BLW es un método que deja al bebé decidir qué, cuándo y cuánto comer, promoviendo una alimentación independiente sin presiones ni sobre estimulación de ningún tipo.

¿Cómo puedo ayudar?

Existe un mal entendido alrededor de esta técnica en cuanto a la intervención de los padres, muchos piensan que sus manos siempre deben estar fuera del plato y no es verdad los padres son el principal modelo para que los niños imiten los movimientos y se lleven la comida a la boca.

Prácticamente deben guiar y dirigir a sus bebés a través de todo el proceso es un trabajo en equipo que requiere mucha paciente, por momentos creemos que están solo jugando y nunca comerán pero es su forma de explorar las texturas, sabores y disfrutar de la experiencia.

Diferentes familias a nivel mundial optan por comenzar ofreciendo papillas y purés pero estas texturas no ayudan a que el niño ejercite los músculos masticadores lo que se traduce en dificultades a la hora de ofrecer alimentos sólidos.

¿Cuánto debe comer mi bebé?

Esta es una pregunta muy común entre las familias, si tú pequeño es sano y no presenta ninguna condición especial solo debes seguir las señales durante la alimentación el mismo te indicará cuando esté satisfecho o no quiera más.

Los bebés sanos van a comer la cantidad que realmente necesitan para su cuerpo y según los estudios esta práctica hace que en un futuro sean capaces de controlar exactamente lo que sus cuerpos requieren a nivel nutricional, igualmente puedes consultar las porciones nutricionales adaptadas a la edad de tú bebe.

¿Cómo estoy seguro de ofrecer los nutrientes necesarios?

La única forma es incorporando una dieta balanceada que se ajuste a la edad del bebé con diferentes grupos alimenticios agregando grasas buenas como el aguacate, potasio con los plátanos y antioxidantes con las fresas entre otros alimentos naturales que son ricos en nutrientes, no te angusties si deja un poco en el plato solo debes estar atento a las señales y métodos de auto regulación del pequeño.

¿Es peligroso saltar los purés y comenzar con alimentos sólidos?

No es peligroso si se comienza a partir de los 6 meses y cuando el bebé está realmente listo, ya a esta edad si un pedazo grande de comida se va por las vías áreas tienen el reflejo para regresarlo, pero al iniciar la alimentación complementaria antes los riesgos de asfixia son enormes. Además siempre debes consultar con el pediatra cual método se adapta mejor a las necesidades y condiciones reales del bebé y de ser necesario buscar ayuda profesional para que te guíen mejor en la práctica del BLW.

¿Se puede usar este método en niños especiales?

Esto depende de las condiciones del niño a nivel oral además de estado cognitivo, seguimiento de instrucciones, concentración, atención e infinidad de cualidades que son necesarias para aplicar el método de Baby Led Weaning.

Lo mejor es consultar con los médicos tratantes antes de siquiera intentarlo porque al no saber auto regular las cantidades de comida pueden sufrir déficit nutricionales, por otro lado es importante evaluar la condición del niño para saber si es mejor ofrecer purés, papillas, alimentos sólidos o mezclar diferentes texturas.

El Baby Led Weaning más que una moda es un método genial para iniciar la alimentación complementaria con tú bebé que genera espacios repletos de experiencias sensoriales, aumenta la fuerza muscular en las manitos de los niños, forma seres más independientes, incrementa su concentración, imitación de patrones, reconocimiento de formas y hasta aumenta el vinculo familiar porque es un momento para disfrutar juntos.

Si quieres aplicar este enfoque con tú bebé consúltalo primero con el pediatra, busca información para que sepas todo lo que involucra el método y por ultimo ponlo en práctica estando muy pendiente de los procesos adaptativos del bebé, aunque los beneficios sean increíbles no es para todo el mundo y solo tú como mamá y/o papá sabrás que es lo mejor para el pequeño de la casa.

Algunas familias se preocupan porque después será más difícil enseñarles el uso de cubiertos pero esto no tiene nada que ver, ya que esta práctica se hace de forma progresiva mientras el pequeño sea más independiente mostrará más interés por hacer las cosas por cuenta propia y dentro de esto se encuentra el uso de cubiertos.

9 alimentos para iniciar el Baby Led Weaning

Antiguamente se creía que a los 4 meses de edad los bebés estaban listos para consumir papillas, sopas y alimentos sólidos incluso era recomendado por los pediatras, pero hoy en día esto ya no debería ser aconsejado por ningún profesional sanitario, la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresa que alrededor de los 6 meses de edad es el momento indicado para introducir los primeros alimentos sólidos, siempre y cuando el bebé cumpla con las siguientes pautas:

  • Sentarse sin apoyo.
  • Tener control cefálico (mantener la cabeza firme).
  • Recoger la comida y ponerla en su propia boca.
  • Tragar alimentos, esto quiere decir que el reflejo de extrusión se ha integrado y el bebé no empuja los alimentos con su lengua hacia afuera.

El baby led weaning se trata de seguir el liderazgo de tu bebé y proporcionar una mezcla saludable y equilibrada de alimentos dejando que el mismo controle qué, cómo y cuánto come, no debes preocuparte si en las primeras semanas tu bebé no ingiere muchos alimentos porque todavía la leche materna es capaz de proporcionar los nutrientes básicos, recuerda que es un proceso de transición.

Ver a tu bebé disfrutar de sus primeros alimentos sólidos es emocionante y probablemente estarás dispuesta a ofrecerle una gran variedad de productos para su paladar curioso, pero debemos saber que escoger para evitar alergias, asfixias y problemas de intolerancia, por eso te dejamos a continuación 9 comidas perfectas para iniciar este proceso:

Zanahorias al vapor

Comenzar con las verduras puede ayudar a que tus hijos desarrollen amor por estos bocados saludables, sólo debes picar las zanahorias en formas de bastoncitos para que tu bebé los sostenga fácilmente, y hacer las zanahorias al vapor durante algunos minutos para ablandarlas lo suficiente sin que se vuelvan puré.

La idea es que el niño triture los alimentos con su boca y empiece a fortalecer los músculos masticadores apoyando su lenguaje, dentición y alimentación a futuro.

Brócoli al vapor

El baby led weaning busca darle a los bebés la libertad de explorar y disfrutar de los diferentes sabores, olores y texturas de los alimentos, en este orden de ideas el brócoli es un alimento popular ya que su tallo es fácil de agarrar y la parte superior es suave, deliciosa y llena de texturas.

En este caso también deberás hacerlo al vapor para eliminar posibles microorganismos y sea más suave de masticar, si tu bebé tiene un estomago sensible lo mejor es que retrases un poco la introducción de brócoli ya que produce muchos gases.

Aguacate

9 alimentos para iniciar el Baby Led WeaningEste alimento parece haber sido diseñado específicamente para el baby led weaning (BLW), su suavidad lo convierte en un gran alimento de transición incluso para bebés que aún no tienen dientes, mientras que su firmeza permite ser sostenido sin problemas en manos pequeñas, además mamá no tendrá la necesidad de cocinarlo.

Por otro lado los aguacates están repletos de grasas buenas que son realmente importantes para el desarrollo cerebral infantil, así que no dudes ni un segundo en ofrecerlo a tu bebé.

Pepinos

El pepino es otro alimento de transición perfecto ya que su piel exterior es resistente y fácil de agarrar pero el interior es húmedo, suave y sencillo de comer, puedes cortarlo en rodajas o bastones para que el bebé lo sostenga mejor y explore las texturas sin problemas.

Un dato curioso es que puedes meter el pepino unos minutos a la nevera y después ofrecerlo al niño para aliviar las molestias por dentición, así el frío será una especie de anestesia natural y la corteza lo ayudará a rascarse.

Espárragos vaporizados

El espárrago es una gran opción para comer con las manos, su forma alargada y grosor intermedio son ideales para las manitos de tu bebé, además su punta añade textura extra permitiendo explorar formas y colores diferentes.

Sólo debes asegurarte de dejarlos en el vapor durante varios minutos para que tomen una consistencia más suave.

Guisantes y maíz dulce

En este caso usar una silla de comer para bebés es la mejor opción así podrás esparcir en la bandeja guisantes y maíz dulces, además estos alimentos ayudan a estimular la motricidad fina en lo niños al tomarlos entre sus dedos índice y pulgar, en cada pinza que hacen fortalecen los músculos pequeños de sus manos, la coordinación ojo- mano al llevar cada guisante o maíz a su boca y aumenta su concentración.

Melón

Alimentación del BebéUna vez que tu bebé ha ampliado el gusto por las verduras sanas y deliciosas comidas caseras es hora de agregar frutas a la ecuación, el melón es genial por ser suave pero al mismo tiempo tiene la contextura necesaria para tomarlo con nuestras manos sin problemas.

Arándanos

Una vez que el bebé esté listo para comenzar a consumir frutas podemos incluir los arándanos en la dieta, estos son un poco más grandes que los guisantes por lo tanto será más sencillo para el bebé recogerlos de la bandeja, lo genial es que podrá desarrollar sus habilidades motoras finas y sensoriales sin ni siquiera darse cuenta.

Después de comer arándanos es normal que notes el popo de tu bebé con un color inusual (púrpura o azul), pero esto no tiene nada de malo.

Pasta con salsa

¡Llego la hora de las comidas! Una salsa sencilla de tomates picados, hierbas, lentejas o vegetales cocidos es perfecta para acompañar un poco de pasta, a veces pensamos que las comidas deben ser simples y sin condimentos para nuestros bebés pero esto es falso, sólo debes asegurarte de usar condimentos naturales como ajo, cebolla o hierbas pero por nada del mundo cubitos prefabricados.

Alternar las formas de las pastas es otra aventura para tu bebé, así podrá conocer nuevas formas, tamaños y colores, con la salsa seguramente habrá desorden pero nada que un paño con agua no pueda limpiar, si es posible coloca un revestimiento impermeable en el piso debajo de la silla y así evitarás pasar mucho tiempo limpiando.

Enlaces externos sobre la alimentación del bebe durante su primer año

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

Los cólicos en bebés: Lo que debes saber

Los cólicos son un problema muy común en los bebés, y les ocurre al menos …