Crianza de los hijos, lo que debes saber

En cuanto a la crianza de los hijos, es un tema en el cual nadie puede estar 100% de acuerdo. En menos de 100 años, se ha pasado de una educación estricta, casi militar donde la palabra del padre no podía ser cuestionada ni desobedecida en lo más mínimo, a una educación permisiva y blanda en la que los niños son los tiranos de los padres y hacen de ellos sus esclavos que están para cumplir todos y cada uno de sus caprichos.

Crianza de los hijos, lo que debes saber Actualmente son tan varias las formas y las ideas en este tema como lo son las padres, sus diferentes costumbres y sus formas de pensar. Muchas personas en la actualidad, creen que uno de los desastres de los años pasados, en cuanto a la crianza de los hijos, fue que a los padres se les hizo sentirse inseguros en lo que respecta a sus conceptos espontáneos en materia de educación de los hijos.

Esta generación de padres, fueron inducidos a renunciar a su independencia y se convirtieron en marionetas de los psicólogos y de otros que creían saber todas las respuestas sobre el tema. Pero también es cierto que nadie los obligó realmente a hacer algo ni los indujo a seguir tales o cuales reglas. No fueron presionados para tomar esas decisiones, sino mas bien, fue como un resultado de la represión que ellos sintieron durante su infancia.

Pero aparte de estar tratando de contrarrestar consejos ya pasados, también han ocurrido importantes adelantos en nuestra comprensión del desarrollo del niño que pueden sugerir algunas directrices en materia de educación. Han surgido nuevas corrientes y tendencias en cuanto a los derechos de los niños y el nuevo rol de los padres. Es bastante interesante el que muchos de ellos parezcan subrayar la importancia de que los padres hagan “lo suyo”, es decir, que sean “padres” y no “amigos” y que sigan sus propios dictados en materia de educación de sus hijos.

Algunas tendencias les recomiendas a los padres que deben hacer aquello que va de acuerdo a sus valores y su sentido común. Mientras que otras les instruyen a los padres a actuar de forma mecánica, instruyendo a los niños a “hacer lo que les toca” a seguir mecánicamente las reglas, sin cuestionarlas ni ponerlas en duda. En algunas culturas se ha llegado a los extremos, o a los 18 años ya los corren de casa para que vivan solos o aún a los 40 años siguen viviendo con ellos y manteniéndolos de todo a todo.

Lo importante en la crianza de los hijos, es que estos lleguen a ser personas independientes, individuales, autónomos, manteniendo una buena relación con ustedes, es decir, con sus padres. Cabe esperar que si se tiene una buena relación con sus hijos desde pequeñitos y se mantiene a lo largo de su crecimiento, serán ellos quienes quieran estar con usted por su propio gusto, porque los aman, porque gozan de su compañía y de la actitud de sus padres, que les permite continuar amándolos durante toda su vida adulta.

Primero es tratar de desarrollar lo más que se pueda un ambiente de amor, crear y fortalecer los vínculos familiares en el hogar. Darles a los bebés la sensación de encontrarse en un lugar cálido y seguro, lleno de amor. Esto ayudará para que los bebés construyan esos lazos que los unen a cada miembro de la familia, esto solo se logra si todos los integrantes de la familia comparten mucho tiempo juntos, en actividades que bien pueden ser dentro de la casa o afuera, al aire le libre. Un buen clima familiar es aquel en el que no existen gritos, malos tratos en donde nunca se respiran aires hostiles.

Un segundo paso podría ser el cultivar el autoestima de nuestros peques. Pero ¿Cómo se logra esto? Bueno, la respuesta es sencilla, un elogio que venga de cualquiera de los progenitores o de los dos, le dará al bebé ese sentimiento de estar haciendo las cosas bien. Reconocer cuando el niño o la niña ha hecho algo bueno, también va a contribuir para que se auto asuma como una pequeña persona de bien. Los elogios en los comentos correctos harán que quiera repetir esa buena acción una y otra vez.

Si por alguna razón nuestros niños merecen ser corregidos, se debe hacer con mucho tacto, pues una palabra mal usada, un tono de voz muy fuerte o comparaciones innecesarias podrían afectar los patrones de conducta.

Nunca tratarlos de malos, al contrario hablar con ellos y explicarles las razones del porque aquello que hicieron está mal. Hacerles conciencia en que los seres humanos nos equivocamos, que no somos perfectos que cometemos errores. De nada servirían los regaños, maltratos físicos; lo niños tienden a recordar estos episodios pero no recuerdan por qué ocurrieron.

Sin embargo, no hay mejor enseñanza que aquella que va acompañada del ejemplo. No podemos ir corrigiendo todo lo malo que nuestros hijos hagan, nosotros como padres tenemos que poner el ejemplo. Sería tonto enseñarles a los niños que no se debe robar, cuando nosotros estamos robando la señal de cable del vecino.

Por último, es de tener siempre presente que los niños son unas espongas grandes que absorben todo lo que ven. Lo buenas o malas personas que nuestros hijos sean en el futuro, será  solo el reflejo de lo bueno o malo que nosotros hayamos sido como padres.

Comunicación prioridad en crianza de niños

Un día por amor, trajiste a este mundo un pequeño ser, que hora tras hora, necesita de tus caricias, tus cuidados y tus desvelos para llegar a convertirse en una personita que hoy despierta a la vida llena de sueños e ilusiones.

Dios coloco en tus manos, esa pequeña criatura que lleva su imagen grabada en su ser y que te ha sido confiada para que la guíes en la vida. Como padre o madre tienes la hermosa misión de ser educadores, comunicándote siempre con ellos y así enseñarlos.

Comunicación prioridad en crianza de niñosLa comunicación es uno de los peldaños o pilares principales en la crianza de nuestros hijos, esto nos dará puntos de vistas que no consideraríamos al no tener una estrecha comunicación con ellos, como por ejemplo, podríamos preguntarle si le fue bien el día de hoy en su escuela, y de acuerdo a su respuesta conoceremos ésta a priori.

Si acostumbramos a conversar todos los días sobre ello reconoceremos por solo su modo de decirnos un “Bien” o “Mas o Menos” como en realidad les ha ido en su jornada, sea en la escuela, grupo de karate y otros, con esto también estaremos atentos a cada momento de su situación sentimental, lo que nos pondrá al tanto de cualquier situación incómoda para ellos.

La tarea y la responsabilidad de los padres en la educación de sus hijos no se reducen solo al llevarlos a una escuela… No. Esto no basta, cuanto nos comuniquemos con ellos les favorece en su aprendizaje, modelo de comportamiento y cualquier problema que les suceda.

Además de la comunicación y que crear un nivel de confianza entre ellos, para que puedan hablar de todo tema y evitar cualquier situación dañina en contra de ellos. Recuerden los niños están en un constante desarrollo emocional, son un tanto ingenuos e inocentes en ciertos aspectos de la vida (temas que nosotros conocemos bien, pueden ser tan extraños y desconocidos para ellos).

Es por ello que la comunicación con nuestros hijos es importante, hablar de temas y nuevas cosas es vital. Debemos inculcar esto en ellos además de la confianza. Aprovecha en cada charla la oportunidad de iniciar a tus hijos en el conocimiento y en la vivencia de valores.

No cabe duda alguna, entre más nos comunicamos con nuestros hijos, mejor será su aprendizaje y ganaras la carrera a la perfecta crianza de tu hijo.

Conoce los estilos de crianza y sus beneficios

Cada familia, padre o madre tiene un estilo diferente para educar a su hijo, cada estilo responde a la manera en la cual ha sido educado. Es necesario encontrar un estilo adecuado, recordando siempre que cada estilo tienes pros y contras, efectos fuertes para los hijos. Los que se dedican a clasificar estos estilos de crianza y es a causa de la exigencia de cada estilo y el efecto que tiene en cada hijo.

Conoce los estilos de crianza y sus beneficiosUna clasificación podría ocasionar, un tanto, problemas, pero es bastante útil. El motivo del problema es que depende de la forma de ser de los padres, el modelo que utilicen (inconscientemente) y puede que no se adapte a ningún  modelo definido.

Sin duda lo más importante en la crianza de un hijo es el amor que se refleja hacia ellos, los sentimientos que se tiene como padre-madre hacia ellos que cualquier modelo que pueda existir. Pues si los hijos se sienten amados, reflejarán mejores cualidades y valores que aquellos a los cuales se les ha expuesto a maltratos y falta de cariño o muestra de afecto.

Cualquier actitud que pueda poseer en el transcurso de su desarrollo es causado por la actitud misma de los padres, nada tiene que ver cualquier otro factor, más que los valores que los padres tengan  y reflejen en las actitudes y comportamientos hacia sus hijos y hacia los demás, puesto que los hijos a corta edad son como “esponjas” absorben lo que ven y a lo que están expuestos. Algunos padres tienen a guiarse por la forma en la que ellos fueron educados.

El Estilo de crianza Autoritario

El estilo de crianza autoritario se caracteriza por ser un estilo muy estricto e inflexible, no toma en cuenta la participación de los hijos en el proceso de la crianza y la toma de decisiones, e impone reglas muy rigurosas y castigos severos. Estos son los padres que disciplinan a sus hijos y no les señalan el por qué de sus decisiones, y simplemente dicen: esto es así porque yo lo digo y punto!. Este estilo de crianza podría generar en los niños: Timidez, Inseguridad, Dependencia, Frustración y Rebeldía

El Estilo de crianza Permisivo

El estilo de crianza permisivo es aquel en que los progenitores que a pesar de que les demuestran el cariño a sus hijos, no les exigen que cumplan con ciertas pautas como por ejemplo, el llegar a la casa a cierta hora, en el caso de los adolescentes, o el acostarse temprano cuando son niños pequeños, o no imponen castigos inmediatamente ocurrido una conducta negativa.

Sí quieren a sus hijos pero no se comprometen más allá de eso, solamente les demandan el cumplimiento de algunas reglas y no de modo constante. Este estilo de crianza podría generar en los niños: Impulsividad, Abuso de sustancias, Baja autoestima, Desinterés y Ansiedad

El Estilo de crianza Indiferente

Los padres indiferentes no muestran preocupación por el bienestar de sus hijos y simplemente no les interesa si son buenos padres o no.

Estos padres la dan mas importancia a otras áreas de sus vidas como por ejemplo el área laboral, social, de pareja, y no les interesa dedicarle tiempo a sus hijos. Son la clase de padres que pasan todo el día trabajando fuera del hogar, dejan a sus niños en la escuela y en cuidados extendidos, llegan a sus casas extenuados y el tiempo de calidad que deben dedicarle a sus hijos, no solamente pasa a un segundo plano, sino que no existe porque no tienen tiempo para ellos.

Este estilo de crianza podría generar en los niños: Baja autoestima, Sentimientos de soledad, Depresión infantil, Bajo rendimiento académico y Comportamientos agresivos

En fin, los padres autoritarios son los que pueden lograr una armonía en el proceso de crianza de sus hijos. Los mismos muestran mayor autocontrol y competencia social, mejor rendimiento escolar y una mayor autoestima. Existen además los padres tradicionales que son los que adoptan los estereotipos tradicionales de hombre y mujer; en este caso, el impacto del estilo de un progenitor, se equilibra con el del otro.

Conoce la crianza con apego

Los padres de todo el mundo buscan un vínculo emocional cercano con sus bebés, también se esfuerzan por desarrollar un estilo de crianza que trabaje en base a valores como amor, respeto, tolerancia y aceptación. Algunos modelos de crianza tratan a los niños como adultos pequeños, otros hacen hincapié en la disciplina o simplemente el niño recibe todo lo que quiere, hoy podrás conocer más sobre esta modalidad que se escucha tanto hoy en día denominada crianza con apego.

Con tantos asesoramientos en cuanto a crianza y modalidades la pregunta que se hacen muchos padres es  ¿Cómo saber lo que realmente funciona?

A veces son teorías científicas o hasta practicas de ensayo y error a la hora de la verdad cada padre pone a prueba diferentes enfoques y termina practicando un liga de ellos ¿No te ha pasado?, la crianza con apego se centra en la conexión entres padres e hijos, vista como la forma ideal para criar niños seguros, independientes y empáticos, los defensores de esta filosofía de crianza incluyen al conocido pediatra William Sears.

A nivel mundial ya contamos con la Asociación Internacional de Crianza con Apego (API) la misma identifica (8) ocho principios que son importantes tenerlos en cuenta y practicarlo al apoyar este enfoque:

  • Prepararse para el embarazo, parto y crianza: Los defensores de la crianza con apego creen que es importante eliminar los pensamientos y sentimientos negativos sobre el embarazo, además estar conscientes que el trabajo emocional comienza mucho antes de saber que estas embarazada.
  • Alimentar con amor y respeto: La lactancia materna es la manera ideal de crear una unión segura con tú bebe además es una forma de conocer mejor sus necesidades y lo que quiere con tan solo una mirada.
  • Responder con sensibilidad: Lo ideal es que los padres consideren todas las expresiones en cuanto a emociones incluyendo las rabietas para llevar una buena comunicación, esos esfuerzos han de ser tomados en serio y entendidos en lugar de realizar castigos sin sentidos.
  • Tacto nutritivo: Mientras mayor sea el contacto piel a piel la comunicación no verbal aumentará de forma impresionante, no solo por medio de caricias también realizando porteo seguro, bañándose juntos y haciendo el mayor número de actividades posibles en familia.
  • Colecho: Los expertos aconsejan hacer los arreglos para que el bebé pueda dormir en la misma habitación que sus padres, sin problemas para alimentarse o ser consolado en medio de la noche, esto no implica dormir en la misma cama existen infinidad de cunas que se pueden adaptar con acceso rápido para estar al lado de tú bebé, también existe otra vertiente con base en la Academia Americana de Pediatría aconsejando que esta no es la mejor forma ya que aumenta el riesgo de muerte súbita en el lactante.
  • Conoce la crianza con apegoProporcionar constante mimo: Los defensores de la crianza con apego aconsejan la presencia casi constante de un padre, abogan en contra de los cuidados de niños durante más de 20 horas a la semana para bebés menores de 30 meses de edad.
  • Uso de disciplina positiva: Se aconseja a los padres distraer, redirigir y guiar incluso al más pequeño de los bebés para modelar el comportamiento positivo, la crianza con apego tiene por objeto entender lo que el comportamiento negativo de un niño está comunicando, por eso se les anima a los padres a buscar una solución junto con el niño en lugar de usar nalgadas o simplemente imponer su voluntad.
  • Buscar el equilibrio entre la vida personal y familiar: Es sumamente importante crear una red de apoyo, un estilo de vida saludable y siempre buscar un balance en todos los roles no solo el de padres.

Las raíces de la crianza con apego

Inicialmente se radica con la teoría del apego derivada de los estudios de privación materna e investigación del comportamiento animal en la década de 1950 por el psicólogo John Bowlby.

La teoría del apego dice que un bebé busca instintivamente la cercanía a un seguro «figura de apego.» esta proximidad es necesaria para que el bebé se sienta seguro emocionalmente, así como para la alimentación y supervivencia, los primeros estudios en animales han encontrado que los primates bebés prefieren un oso de felpa caliente que una muñeca de alambre haciendo el papel de «madre».

Este estilo de crianza se basa en la idea de que los bebés aprenden a confiar y prosperan cuando se satisfacen sus necesidades constantemente por un cuidador que en este caso es mamá y papá, los niños que no experimentan este apego temprano en la vida de acuerdo a investigaciones no aprenden a formar vínculos sanos sufriendo más tarde de inseguridad, falta de empatía, fijaciones extremas  y trastornos de ira en sus futuras relaciones familiares, con parejas o amigos.

Críticas a la crianza con apego

Nadie diría que una estrecha vinculación emocional con un bebé podría ser cualquier cosa pero ¿Se puede tener demasiado de algo bueno? Pues los críticos de la crianza con apego expresan que Sí, en parte esto se debe a que las primeras investigaciones se basaron en estudios con animales. Algunas de los puntos que refutan son:

Compartir la cama: Esta práctica se relaciona con el síndrome de muerte súbita en lactantes porque al dormir toda la familia en la misma cama sin querer pueden asfixiar a los pequeños.

Cambios en experiencias futuras: Investigaciones recientes han demostrado que la capacidad de formar vínculos saludables e íntimas se ve afectada por la presión de grupo a futuro con las relaciones en la escuela, citas y matrimonio  así como lo fue en la primera infancia.

Cuidadores múltiples, tiempos de cambio: La teoría del apego surgió en la década de 1950, antes de que las mujeres salieran a la calle a trabajar sin importar donde dejarían a los niños, por lo tanto no se conoce el comportamiento real de los bebés con esta nueva modificación podemos observarla de forma diaria pero no existen estudios formales al respecto.

Los niños dependen demasiado de los padres: Los críticos de la crianza con apego afirman que la constante atención a un niño en cada estado de ánimo y rabieta puede llevarlos a depender demasiado o peor aún que aprenden a controlar e intimidar a sus padres bien intencionados.

El balance correcto entre la disciplina y el amor en la crianza de los hijos

Sin duda es indiscutible el hecho de que para tener una crianza exitosa con nuestros hijos, la aplicación de la disciplina juega un rol crucial para triunfar en su educación y graduarnos con honores como mamás. Podría resultar muy arriesgado el siquiera pensar que tener un régimen de disciplina a la larga tuviera alguna repercusión en los niños o simplemente tampoco funcionara, máxime en estos días que la educación que se les proporciona a los niños deja mucho que desear.

El foco de la situación es, que no es tanto que pueda ser perjudicial el tener un régimen enérgico para los niños.

El balance correcto entre la disciplina y el amor en la crianza de los hijos A lo que se refiere es que tu como madre tienes que dar todo, y dentro de ese todo vienen sí la disciplina, sí la educación, valores y buenas costumbres, pero también en ese gran paquete se encuentra el amor, la dedicación y la atención. Estos tres últimos puntos son demasiado importantes, porque no todo van a ser reprendas, no todo es regaños, no todo es tratar de tener un hijo perfecto, porque de entrada también son seres humanos y tienen derecho a equivocarse.

Aquí es conveniente el hablar con el pequeño acerca de su falta, de las repercusiones que puede traer esta en el futuro y pedirle que no lo haga nuevamente o de lo contrario cada que incurra en la misma falta, se hará acreedor a un castigo cada vez más severo; sin necesidad de golpearlo, insultarlo ni decirle una sola mala palabra. Esto es parte de la atención que él como tu hijo se merece.

La otra parte tiene que ver con la convivencia que tengas con él, qué tanto platica contigo conforme va creciendo, qué tanto juegas con él, qué tanto ves algún programa de televisión con él, con qué frecuencia revisas sus cuadernos o te sientas a hacer las tareas con él (no que tú le hagas la tarea, sino vigilar cómo lo hace y que en verdad termine).

Con esto el vínculo que tendrás con tu pequeño será grandioso, pues él crecerá con la idea de que siempre has estado al pendiente de él; no solo cuando había necesidad de regañarlo por alguna falta que haya tenido.

Otro punto muy importante es que le demuestres tu amor. Puede resultar difícil si eres de carácter duro o si no eres una persona muy expresiva. Pero debes creer que por tu pequeño vale la pena sino hacer el esfuerzo, cambiar esta actitud.

Todos tenemos un sentimiento lindo cuando alguien nos dice cosas bonitas. Con tu hijo es exactamente lo mismo. Si le das un beso, un abrazo, le dices lo mucho que lo quieres y de lo orgullosa que te sientes de él, dejarás una huella bellísima en él reforzando aún más ese vínculo que existe como cuando lo tuviste en tu vientre.

Hago mucho énfasis en esto ya que a cuantas mamás podemos escuchar decirle a sus hijos malas palabras hasta el cansancio, insultándolos con palabras como “idiota”, “estúpido”, o cuando el niño tiernamente desea abrazar a la madre, ella lo aleja con un “quítate de aquí que tengo calor”, “encimoso”, “no me abraces, vete para allá”, o acepta el abrazo reflejando en su rostro cierto hastío. Es una tristeza ver las caritas de los pequeños con estas acciones de una madre que se supone que para ella, sus hijos lo son todo.

De esta manera nos damos cuenta que debe haber un intermedio entre la disciplina y el amor y que sería un gran error dar mucho amor (de diversas formas) y cero disciplina, así como mucha disciplina y cero amor.

Amar y Consentir : Buscando el balance correcto

Amar y Consentir : Buscando el balance correcto

Cuando se educa sin tener nunca un conflicto con los niños es muy perjudicial, significaría consentirlos e impedir su desarrollo normal como individuos. El niño debe crecer en un ambiente adecuado, no autoritario en el cual se le permita desarrollarse por cuenta propia, pensar y actuar libremente, pero no significa que se les debe dejar al libre albedrío.

La tarea de criar y educar a nuestros hijos no es tarea fácil, no debemos tener miedo, ni dejarnos confundir por las teorías que tenemos y no tenemos que hacer. El proceso de criar a nuestros hijos se hacer en los padres de manera natural, queremos que crezcan sanos y felices, se conoce que la base de la educación es el amor y el cariño a nuestros hijos, pero siempre sujeta a límites y normas, es muy importante decirles que no en muchos casos.

Estos límites y normas deben ser establecidos de acuerdo a su edad, la imposición de castigos, regaños y educación es clave vital para el desarrollo del niño. No se le debe consentir en todo, se le debe educar en la recompensa o premiarlos en su educación, si hace algo bien se le obsequia algo, sea un abrazo, un juguete o libro de colorear; de la misma forma si hace algo mal se le debe regañar, castigar con no jugar su videojuego u otro.

Hay que consentir pero con límites, el error más común de los padres, es creer que consintiendo es la única forma de expresarles nuestro amor. Estos dos conceptos (el amor y el consentimiento) son totalmente distintos, y de esto dependerá la educación adecuada e inadecuada de nuestros hijos; amar no significa darles todas las cosas materiales, ni dejarlos de regañar cuando se portan mal. Si les decimos que “si” a todo, estaríamos acostumbrándolos a obtener siempre todo lo que desean, sin necesidad de un sacrificio, o realización de alguna tarea, y al decirles que “no” nos armarían un pataleo, gritos y llorarían, es por esto que debemos evitar consentirlos mucho, hay que decir que “no” algunas veces.

Los niños deben sentirse amados, recibir cariño de los padres por besos, abrazos y tiempo, pero al mismo tiempo deben tener claros de que no se les va a consentir en todo y se les debe explicar en algunas ocasiones que no consentirlos no significa dejarlos de amar, por ejemplo al estar en el súper y no comprarles un juguete, se le debe decir porque no se compró, o indicarles que si hace bien su tarea luego se le compra.

Hay que amar con medida, para así convertir a nuestros hijos en hombres de bien, de respeto y de compromiso.

Importancia del padre durante la crianza

Por mucho tiempo los especialistas han sugerido que la presencia materna durante el desarrollo del niño es indispensable para su crecimiento, una relación cercana con ella, pero de un tiempo para acá se ha cambiado esa perspectiva por la que se necesita también una figura paterna para ello.

Un padre desarrolla una conexión más íntima con su hijo cuando es parte de la progresión del embarazo, controles, citas, etc. A diferencia de la madre que ella tiene asegurada una conexión íntima con su hijo pues vive cada situación de cerca, debido a que el bebé se desarrolla dentro de ella.

Importancia del padre durante la crianzaOtro aspecto importante de la presencia del padre es que representa un apoyo para la mamá, sentimental y físicamente, pues en esos momentos es cuando una madre necesita más del apoyo de su esposo o pareja.

La necesidad de la presencia de la madre no se pone en duda, pero el papel del padre es lo contrario, a pesar que si este último falta, podría haber trastornos de conducta debido a la ausencia de figura paterna. Los hombres modernos también desempeñan el papel de papás modernos, debido a que se dedican más al cuidado del bebé y forman parte activa de su desarrollo y crecimiento.

Cuando se tiene ambas figuras, el desenvolvimiento del niño durante su crecimiento y en el ámbito social es muy diferente, eso sí ambas figuras tienen que ser figuras de autoridad para él. Se desenvuelven en la vida diaria que los que solamente tienen una figura materna.

Un buen padre proporciona una guía para la moral del hijo, imponen reglas, normas a seguir para desarrollar una excelente vida.

Por lo tanto se resume que el papel de una madre es indispensable, contrario a lo que se podría creer el papel del padre brinda una ayuda para el crecimiento del hijo.

No es que sea indispensable la presencia del padre durante la crianza, porque tenemos mil historias de superación y construcción de la felicidad sin ellos, pero socialmente, cuando el niño está en su crecimiento se verá afectado.

Por mínimo que sea, que otros tengan una familia completa surge en la adolescencia aquel sentimiento de «no tuve» provocando automáticamente alguna sensación incomoda al recordar ciertos pasajes de la vida en la que se necesitó a un papá, pero no es indispensable, aunque la misma construcción «normal» de la realidad al exigirte un padre de familia, tocan heridas que relativamente estarían gravemente o levemente abiertas.

La importancia de la crianza en pareja

Para obtener una efectiva crianza de los niños es vital que se establezcan acuerdos entre la pareja.

Esto se fundamente en que como cada uno de los padres vienen de entornos familiares distintos; eso implica que tienen puntos de vista diferentes lo cual sin duda hace necesario llegar a acuerdos para el bienestar del niño. En este punto se debe destacar que es de esperar que padres que posean una autoestima adecuada ofrezcan el ambiente que igualmente la propicie en sus hijos.

La importancia de la crianza en parejaEn ese sentido el trabajo en equipo hace que los padres trabajen como una unidad es decir, elaboren los patrones de crianza y que estos últimos sean producto de la reflexión y crecimiento de los padres.

Es importante resaltar que los apoyos no sólo deben venir de los padres entre sí, sino también es significativo el que reciben de otros sistemas del entorno en el que se desarrollan ya que las familias que cuentan con redes de apoyo fuertes generan más posibilidades en el proceso de crianza de sus hijos.

En la relación padres/hijos, es importante que los primeros ocupen una posición superior es decir, ocupen cada su rol ya que permite ofrecer seguridad a los hijos, elemento que le será imprescindible para su desarrollo.

Si la autoridad ejercida por los padres es firme y afectiva, es lo suficientemente estable como para que generar espacios de confianza y autonomía en el desarrollo de los niños ya que existiría una perfecta armonía entre lo que se dice y lo que se practica reforzando la amistad entre ambos permitiendo una igualdad en la relación, sin alterar en ningún momento la jerarquía entre padres e hijos.

En el caso de la autoridad es clave que la toma de decisiones sea conjunta es decir, entre el padre y la madre. Tener en cuenta las valoraciones de otras personas cercanas al núcleo familiar es importante pero no determinante en la decisión final ya que siempre debe prevalecer el acuerdo común y la decisión en firme q ambos lleguen en cualquier punto a discutir.

Por ultimo es en el grupo familiar y a partir del ejemplo que reciben de sus padres, en donde los hijos incorporan los valores, las normas y las pautas de relación que más tarde les facilitarán entablar relaciones como adultos maduros, ya que es necesario que la socialización primera pueda dar las bases firmes para que en la socialización secundaria los niños pueden ser totalmente independientes entre sí.

La Importancia de los Abuelos en la Crianza de los Niños

En último siglo nuestro estilo de vida familiar cambió dramáticamente como consecuencia de la revolución industria, lo que implicó la incorporación de la mujer en el ambiente laboral; esto lleva a que ambos padres se ausenten del hogar por largos períodos.

Este nuevo paradigma implica que muchos niños se queden a cargo de personas ajenas al hogar o en instituciones que pudieran ser púbicas o privadas. Esta nueva forma de la crianza se extiende de manera vertiginosa en muchos hogares sin embargo algunos afortunados todavía pueden contar con sus abuelos para cubrir muchas tareas: la protección, los traslados, la alimentación, el descanso y hasta las consultas médicas.

Estos privilegiados chicos tienen a los padres sus de padres por lo que sus abuelos no sólo los cuidan, son el tronco de la familia extendida, los que aportan algo que los padres no siempre vislumbran: pertenencia e identidad, factores indispensables en la crianza de los niños.

La Importancia de los Abuelos en la Crianza de los NiñosLa mayoría de los abuelos siente adoración por sus nietos. Es fácil ver que las fotos de los hijos van siendo reemplazadas por las de estos. Con esta señal, los padres descubren dos verdades: que no están solos en la tarea, y que han entrado en su madurez.

La etapa de ser abuelo constituye una forma contundente de comprender el paso del tiempo, de aceptar la edad y la vejez. Lejos de apenarse, sienten al mismo tiempo otra certeza que supera a las anteriores: los nietos significan que es posible la inmortalidad. Porque al ampliar la familia, ellos prolongan los rasgos, los gestos: extienden la vida. La batalla contra la finitud no está perdida, se ilusionan. Los abuelos miran diferente. Como suelen no ver bien, usan los ojos para otras cosas. Para opinar, por ejemplo. O para recordar.

Como siempre están pensando en algo, se les humedece la mirada; a veces tienen miedo de no poder decir todo lo que quieren. La mayoría tiene las manos suaves y las mueven con cuidado. Aprendieron que un abrazo enseña más que toda una biblioteca.

Los abuelos tienen el tiempo que se les perdió a los padres; de alguna manera pudieron recuperarlo. Leen libros sin apuro o cuentan historias de cuando ellos eran chicos. Con cada palabra, las raíces se hacen más profundas; la identidad, más probable. Los abuelos construyen infancias, en silencio y cada día.

Son incomparables cómplices de secretos. Malcrían profesionalmente porque no tienen que dar cuenta a nadie de sus actos. Consideran, con autoridad, que la memoria es la capacidad de olvidar algunas cosas. Por eso no recuerdan que las mismas gracias de sus nietos las hicieron sus hijos. Pero entonces, no las veían, de tan preocupados que estaban por educarlos.

Algunos todavía saben jugar a cosas que no se enchufan. Son personas expertas en disolver angustias cuando, por una discusión de los padres, el niño siente que el mundo se derrumba. La comida que ellos sirven es la más rica; incluso la comprada.

Los abuelos huelen siempre a abuelo. No es por el perfume que usan, ellos son así. ¿O no recordamos su aroma para siempre? Los chicos que tienen abuelos están mucho más cerca de la felicidad. Los que los tienen lejos, deberían procurarse uno (siempre hay buena gente disponible).Finalmente, y para que sepan los descreídos: los abuelos nunca mueren, sólo se hacen invisibles.

Los Mitos en la Crianza de los Niños

Algunos mitos que se tienen en la crianza de los niños son los siguientes: No debes tomar a tu hijo en brazos cada vez que llore: Muchos creen que al hacerlo, el niño se acostumbrará a usar el llanto como técnica para obtener lo que quiere.

Lo cierto es que al menos hasta los seis meses, su única misión es esa: llorar para demostrar que necesita algo. Pero hay que tener claro que es la falta de respuesta de parte de los adultos lo que enseña a los niños a manipular y no al revés.

Si no los castigas, tus hijos harán lo que quieran contigo

Los expertos han estudiado que en las familias en que los padres en vez de castigar a sus hijos cuando hacen algo incorrecto, les explican las razones de por qué no deben hacerlo logran mantener la situación bajo control y lo incitan a desarrollar la autodisciplina.

Se debe forzar a los niños a crecer

Algunos padres se obsesionan en que sus hijos actúen como grandes. Se llenan de libros sobre el tema y dedican su tiempo con ellos a corregirlos. Afortunadamente, no es necesario hacer del diario vivir una lección o una oportunidad de aprendizaje. Las relaciones de amor comunes y corrientes son la mejor forma de enseñar y el mejor escenario para que los niños crezcan.

Los “dos años” son terribles

Esta edad (que en realidad va desde los 18 a los 30 meses) es maravillosa, aunque también tiene su lado agotador. Lo que ocurre es que a los dos años los niños descubren nuevas maneras de explorar el mundo y comunicarse. Aquí la clave es la supervisión, teniendo en cuenta que es más productivo controlar las “situaciones” que al niño y cada una de sus acciones y movimientos.

Los padres no debieran pelear delante de los hijos

Es prácticamente imposible marginar a los niños de todos los conflictos que afectan a sus padres. Por lo mismo, si éstos quieren que sus hijos se conviertan en personas respetuosas y disciplinadas, deben serlo ellos mismos. Lo ideal será que discutan en privado, pero cuando esto no sea posible, se deben esforzar por evitar las palabras hirientes y las reacciones impulsivas entre ellos.

Puedes confiar en el instinto maternal

En general, el instinto maternal a seguir es aquel que dice a las madres que gocen a sus hijos, les demuestren libremente su amor y les ofrezcan cariño y protección cuando sea posible.

Sobornar a los niños está mal

Darle al niño una galleta o distraerlo con un juguete no es soborno, sino sólo una manera de ayudarlo a recuperar su equilibrio. Mucha gente piensa lo contrario, pero lo cierto es que lo que le importa al niño no es el regalo en sí, sino el tiempo que le están dando sus padres. Sólo podemos malcriar a un niño cuando usamos un regalo concreto para sustituir la atención o el cariño.

Como puede ver los mitos en nada contribuyen a un sano desarrollo de tu hijo por eso en caso de duda acude a un médico.

Las responsabilidades de los niños en el hogar son parte de la crianza

Las responsabilidades de los niños en el hogar son parte de la crianza

Es ampliamente recomendable cuando los hijos ya están en una edad razonable el inculcarles que nos apoyen con alguna tarea en el hogar. Desafortunadamente siempre se va hacia los extremos cuando de lo que se trata es de tener equidad.

Durante el siglo XX se daban muchos casos donde el matrimonio aceptaba tener muchos hijos, no había información a la mano sobre planificación familiar, educación sexual e imperaban tradiciones más antiguas.

Luego sobreviene el problema de cómo mantener familias de más de 5 niños sobre todo si el papá no es muy responsable u optaba por irse, solo o con otra señora, dejando la mayor parte de la carga a la madre quien busca ayudarse con lo que sea: lavando ajeno, limpiando casas; obligando directa o indirectamente a los hijos mayores a aportar también con los gastos del hogar, y por la falta de recursos fomentando sin querer la deserción escolar llegando con suerte solo a los primeros niveles educativos.

¿Entonces qué sucede? A los hijos mayores los forzan a madurar mucho más rápido haciéndolos ya responsables para la manutención de un hogar cuando apenas están entrando a la adolescencia si no es que desde antes.

Otras veces optan por hacer participar al segundo o tercer hijo pero estando a cargo de la casa: quehaceres domésticos, cocinar, cuidar y atender a los hermanos más pequeños, etc. Labores que algunas veces por convicción y otras más forzadas, irremediablemente ejecutaban los 2 o 3 niños más grandes.

La situación es que esto no debe ocurrir, no es correcto, no es sano. Puede ser muy benéfico para los pequeños que se hacen responsables madurando muy rápido, ya que en su vida de adultos todo les es familiar y no sienten ese cambio que puede ser brusco para mucha gente.

Las responsabilidades de los niños en el hogar son parte de la crianza¿Pero a costa de qué? Sacrifican su niñez, su posibilidad de vivir su vida como cualquier niño normal que juega con sus amiguitos en la escuela, o con sus hermanitos en casa, a la pelota o en bicicleta y con ello la gran mayoría de las veces, su propia felicidad. Con esto no nos referimos a que todo el tiempo deben estar jugando o sin que nadie los moleste. Deben tener responsabilidades pero acordes a su edad.

En este caso los únicos responsables son los padres. Este es uno de los tantos errores en los que no debemos caer. La decisión de ser padres fue exclusivamente sólo de la pareja, donde los pequeños aún no figuraban siquiera.

En conclusión, no debemos cometer esa irresponsabilidad de delegar prácticamente por completo funciones y obligaciones que son exclusivas de los mayores, de los adultos que se supone que actuamos de manera responsable para brindarles a nuestros hijos una mejor vida de la que nosotros tuvimos, y si los traemos al mundo para apoyarnos en ellos y que nos ayuden a cargar con nuestros problemas, no es justo.

Ellos lo harán por amor, o por amor y obligación al mismo tiempo, por convicción, pero debemos procurar que esto no suceda. Nuestros hijos no pidieron venir al mundo, y menos para ayudarnos a resolver problemas que sí les incumben, pero de los cuales no son responsables en absoluto.

Como conseguir que los niños ayuden en las tareas de la casa

No lo hagas por premiarlos

No se trata de eso, sería un grave error el decirles: “si me ayudas a hacer TU CAMA, te compro tal o cual cosa”, no! La clave no es el premio que puedan recibir, sino la obligación que les tienes que fomentar a que todos deben ayudar en casa. Una vez mi hijo me dijo “mamá, cómo nos pides a nosotros que te ayudemos si papá nunca lo hace”, y le respondí “él no lo hace porque va a trabajar, y trae dinero a la casa, cuando TÚ TRAIGAS DINERO A LA CASA, probablemente gozarás del mismo privilegio”.

Se fuerte al tomar decisiones

No seas blanda con ellos. Ejemplo: una vez una abuela le pidió a la nieta que hiciera su cama, obvio la niña está como princesita y nunca ayuda en absoluto. 20 minutos después de la petición la abuela hacía la cama de la niña. Le cuestionaron y contestó: es que ella no la va a hacer, mejor la hago yo… Esto es inconcebible, fomenta la flojera de la nieta. Simplemente no les preguntes si quieren hacerlo o no! Aquí no hay opción, es sólo, “tienes que hacerlo” y ya!

El objeto del deseo

Este punto es una de las mejores herramientas que ayudan a educar niños en este y otros aspectos. Piensa en algo que a tus hijos les guste mucho: salir con sus amigos, la ipad, el celular, el Xbox, el nintendo Wii, la PC, la laptop? ahora más que antes hay un millón de cosas con las que tus hijos se entretienen. Ahí radica el secreto! Se les dice: “tienes 1 hora para lavar los trastes, si no lo haces, te olvidas de “el objeto del deseo (uno o muchos) durante 1, 2, 3 días o los que tú consideres”.

Simplemente cumple lo que prometes, así sea un premio o un castigo

Si te ayudaron a lavar los trates o a hacer su cama o a lo que sea que les hayas pedido, no les niegues sus artículos de entretenimiento, pero si ellos fallaron, quítales esos artículos durante el tiempo que creas conveniente, pero en verdad hazlo!

Si no terminas actuando igual que la abuela, yo te garantizo que será una ayuda mutua, tus hijos te van a ayudar a las labores domésticas, y tú les ayudarás a crear un hábito que les servirá para toda la vida.

La crianza con un niño con discapacidad

La crianza juega un papel importante en la formación de normas, valores y hábitos de los seres humanos, la familia juega un papel muy importante, en la medida que forja la base del desarrollo afectivo en sus integrantes. Todos estos aprendizajes se obtienen durante la infancia y son de suma importancia para que las personas adquieran habilidades emocionales, la capacidad de integrarse a eventos sociales, habilidades sociales y adaptables.

Las pautas de crianza deben que deben ser asumidas por los padres al momento de la crianza de los niños que poseen alguna discapacidad, los niños con discapacidad no pueden ser educados de manera estricta y normalmente, necesitan de cuidados más especiales, de más tiempo y sobre todo de mucho amor.

En la mayoría de los casos, la madre debe delegar una gran cantidad de tareas que son cada vez más comprometidas y sus espacios de ocio y diversión se reducen.

Con mucha frecuencia las personas que tienen discapacidad tienden a tener una independencia muy baja y acostumbran a que sus padres le hagan todo, dando lugar a un apoyo casi necesario de otro en sus necesidades básicas.

La crianza con un niño con discapacidadPara comprender la discapacidad en nuestros hijos, es sumamente importante que todos los miembros de nuestra familia ayuden y colaboren en todo, ayudando así a apaciguar el trabajo que conlleva esta condición, se debe identificar las condiciones y habilidades del niño, para así darle deberes, responsabilidades y ciertas obligaciones, ya que una discapacidad no exime al niño de poder hacer algo, o hacerse cargo de algo.

Hay que recordar que todo ser humano debe tener un grado de independencia, y en estos casos de discapacidad se le debe ayudar al niño en todo para crear el mayor grado de independencia hacia los padres como sea posible. Actividades de vida diaria, como bañarse, lavarse los dientes, tender la cama, lavar los platos, vestirse y otras, son puntos donde se le debe hacer frente y ayudarlos con el fin que puedan manejarlas solos; de igual forma las habilidades sociales, como relacionarse con otros, actividades deportivas, harán una integración social positiva a nuestros hijos con discapacidad.

La discapacidad no es símbolo de dependencia, y en cada situación en que podamos ayudar a la independencia de nuestros hijos con discapacidad, lo ayudará en el futuro, en valerse por sí mismo ante cualquier situación y otra adversidad que se les presente.

Es muy importante coordinar con sus médicos, de lo que puede y no puede hacer, esto le ayudara a usted como padre de familia.

Enlaces externos sobre la crianza de nuestros hijos

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

La convivencia con mascotas estimula el desarrollo del niño

No hay duda de que las mascotas son buenas para los niños. No sólo proporcionan …