Como motivar a los hijos

Como padres el lograr motivar a los hijos es una tarea bastante complicada.

¿Cómo puedo motivar a mi hijo para que estudie y saque buenas notas? ¿Para que haga los deberes? ¿Para que tenga éxito en la escuela y pueda ir a la mejor universidad? ¿Para ir a la universidad? ¿Para practicar con el piano? ¿Cómo puedo motivar a mi hijo para que se esfuerce por alcanzar sus propios objetivos?

¿Qué padre no quiere ver a su hijo brillar, triunfar y alcanzar sus objetivos? ¿Qué padre no quiere ver a su hijo feliz? Queremos estar orgullosos de nuestro hijo, disfrutar de su éxito.

Nunca olvidaré aquel día. Mi hijo participó en la feria de la ciencia y, tras ganar el primer puesto en la feria de la ciencia local, le enviaron a participar en la feria del Estado de California.

En Los Ángeles participaron miles de niños. Los niños y los padres se prepararon para este evento durante todo un año, o incluso más. Mirando a mi alrededor, veo que los equipos traen sus enormes tableros de proyectos. Padres emocionados acompañando a sus hijos, llevando los proyectos de sus hijos. Un ambiente de emoción por todas partes. Me sentí honrada por el mero hecho de estar allí, de observar a mi hijo participar.

Después de todos los esfuerzos realizados en este evento, llegó el momento de la ceremonia de entrega de premios. Muchos miles de personas, participantes, padres e invitados, sentados en un estadio, observando. Ahora llegó el momento de «nuestra» categoría.

Primero se llamó al escenario al ganador de la «mención honorífica». Luego, el tercer puesto, el segundo… y el primer puesto. Es el nombre de mi hijo. ¿Te imaginas cómo me sentí? Creo que prácticamente despegué y floté en el aire. Recuerdo que dije «Es una buena sensación». Y la gente que me rodeaba, felicitándome, participando de la alegría, oí a un hombre decir: «Seguro que sí».

Esta es la culminación de lo que queremos. Esta maravillosa sensación es lo que queremos para nuestros hijos y para nosotros mismos. Pero, ¿cómo lo conseguimos? ¿Cómo conseguimos que nuestros hijos se apliquen? ¿Cómo conseguimos que nuestros hijos comprendan qué acciones deben realizar ahora para su éxito futuro?

4 Puntos para lograr motivar a los hijos

  1. Importancia e inspiración: El objetivo tiene que ser una meta inspiradora para tu hijo, y tiene que sentir que es importante para él conseguir el objetivo.
  2. Posibilidad: El niño tiene que saber y sentir que es posible que consiga el objetivo. Si el niño tiene dudas de que pueda alcanzar el objetivo, o piensa que es imposible, hay pocas posibilidades de que trabaje por el objetivo y se aplique.
  3. Reconocimiento y aprecio, recompensa: Es más fácil mantener a un niño motivado cuando se le ofrece una recompensa tangible. Saber que al lograr el objetivo se encontrará con una forma tangible de reconocimiento, aprecio y recompensa, añadirá este impulso adicional.
  4. Persistencia. El camino hacia cualquier objetivo que merezca la pena incluye algunos pequeños contratiempos y decepciones. El niño tiene que aprender a levantarse, a sacudirse y a volver a subirse al caballo.

Cuando un niño sabe que un objetivo es importante, siente que es posible que lo consiga, y se le ofrece un incentivo para que trabaje por el objetivo, lo más probable es que se sienta motivado para hacer el esfuerzo necesario para conseguirlo. Si se le añade la persistencia, los resultados están casi garantizados.

Importancia

Como padres, siempre queremos que nuestro hijo trabaje hacia un objetivo que le inspire. Ayuda a tu hijo a ver las posibilidades. Ayuda a tu hijo a soñar en grande.

No esperes a que tu hijo esté en el instituto para empezar a pensar en cómo conseguirlo. ¿Quieres que tu hijo reciba una buena educación, que tenga éxito en la escuela? Empieza pronto. Anima a tu hijo a hacerlo bien en la escuela.

Cuéntale a tu hijo historias de estudiantes que tuvieron éxito en la escuela y los logros que obtuvieron como resultado de este éxito. Explícale cuáles son las ventajas de recibir una buena educación. ¿Por qué merece la pena esforzarse para conseguir una buena educación?

La clave es conseguir que tu hijo vea la oportunidad por sí mismo. Si tu hijo se hace a la idea de que es importante para ti que reciba una buena educación y tenga éxito en la escuela, has errado el tiro. Quieres que tu hijo entienda por qué es importante que haga todas estas cosas.

Como motivar a los hijos

Siempre les dije a mis hijos: cuando recibes educación, cuando estudias, inviertes en ti mismo. Además de las puertas que se te abren como resultado de la educación, te vuelves más informado. Más inteligente. Te vuelves más sabio. TÚ.

Asegúrate de que tu hijo se junta con amigos que tienen éxito en la escuela. Cuando tu hijo es joven, es fácil elegir a sus amigos. Más adelante, tu hijo elegirá a sus propios amigos. Para tener cierto control sobre esto, haz todo lo posible para que tu hijo vaya a un buen colegio, y en ese buen colegio, a los programas de honores. Los niños tienen tendencia a adaptarse a su entorno, y a veces se desarrolla una sana competencia, que anima a los niños a esforzarse más.

Una herramienta que las madres han utilizado a lo largo de los años es la repetición. No basta con tener una conversación con tu hijo, explicándole el valor de aplicarse. Tienes que elaborar un «plan de ataque». Prepara material de lectura interesante y películas sobre algunos modelos de conducta. Proporciona biografías de personas con grandes logros. Investiga representaciones teatrales sobre modelos de conducta, y lleva a tu hijo a verlas.

Presenta a tu hijo personas de éxito. ¿Tienes personas cultas y con logros entre tus amigos? Pídeles que conozcan a tu hijo y hablen de su éxito y de cómo lo han conseguido. Conversa con tu hijo sobre su futuro, sus objetivos, qué quiere ser de mayor. Repite la idea que intentas introducir a tu hijo, de muchas maneras diferentes.

Posibilidad

¿Cómo hacemos que nuestro hijo crea en sí mismo? Las afirmaciones son una herramienta muy eficaz. Escribe algunas afirmaciones que creas que animarán e inspirarán mejor a tu hijo. Por ejemplo «Eres muy inteligente y tienes mucho talento». «Aprendes muy rápido». «Tienes una memoria excelente». «Puedes hacerlo». Se ha demostrado que las afirmaciones son más eficaces cuando se repiten 3 veces. Elige una afirmación para un día y repítela al menos 3 veces durante el día. ¿Puedes conseguir que tu pareja coopere y haga lo mismo? Cuantas más personas consigas que repitan la afirmación, mejor será el resultado. Haz que tu hijo repita la afirmación él mismo, al menos 3 veces.

Como motivar a los hijos

¿Te imaginas cómo se sentirá tu hijo si ese día escucha de todo el mundo lo inteligente y talentoso que es? ¿Te imaginas la sonrisa en su cara? ¿Crees que hay alguna posibilidad en el mundo de que no se sienta animado?

Reconocimiento, valoración, recompensa

Un pariente cercano de la palabra «motivar» es «animar». ¿Qué te viene a la mente cuando piensas en la palabra «animar»? Lo que me viene a la mente es la alabanza. Todos nosotros, tanto los adultos como los niños, respondemos bien a los elogios y nos sentimos animados cuando los recibimos. Si quieres animar a tu hijo a tener éxito, elógialo y celebra cada acción que vaya en la dirección correcta. Cada pequeño logro. La mayoría de nosotros (incluidos nuestros hijos) tendemos a juzgarnos a nosotros mismos. Nos criticamos a nosotros mismos, y cualquier pequeño contratiempo suele parecer un grave fracaso. Tu hijo se sentirá animado si se aprecian sus esfuerzos y se reconocen sus logros.

Los elogios en el camino hacia la consecución del objetivo son importantes. Además, hay que asegurarse de que el niño conoce las recompensas por alcanzar los objetivos. Determinar cuál es la recompensa depende de ti. Tú eres el único que puede determinar lo que es asequible, realista para ti y muy deseable para tu hijo. La recompensa tiene que ser apropiada para la edad. En su artículo Planes de incentivos para niños superdotados pero desmotivados, Wayne Fujita tiene algunas buenas sugerencias.

Persistencia

La persistencia es en gran medida un rasgo aprendido. Nuestros hijos necesitan aprender la persistencia, necesitan aprender que si sufrimos un revés, no nos rendimos. En cambio, aumentamos nuestros esfuerzos. ¿Quién puede enseñarles eso, si no nosotros?

Como motivar a los hijos

Una herramienta eficaz para enseñar la persistencia es contar historias. La narración de historias puede adoptar la forma de un libro, una película o un debate. Hay muchos libros y películas inspiradores sobre personas que persistieron y lograron, contra todo pronóstico. Mantén los ojos abiertos y, cuando encuentres una historia inspiradora, compártela con tu hijo.

Mantener conversaciones con tu hijo también es muy eficaz. Cuando tu hijo sufra un revés temporal, le ayudará si puedes ponerlo en perspectiva para él. Saber que un revés es menor, requiere cierto juicio. El buen juicio suele ser resultado de la experiencia, y obviamente los niños y jóvenes necesitan nuestra ayuda para desarrollar un buen juicio. Explícale a tu hijo que se trata de un contratiempo menor y temporal. Ayuda a tu hijo a aprender la lección necesaria para aprender de esto, y a concentrarse en la preparación del próximo éxito. Anima a tu hijo a concentrarse en el objetivo, en lugar de en cualquier pequeño contratiempo en el camino.

Al igual que la crianza, inspirar y motivar a nuestros hijos es un trabajo de por vida. Si empiezas a una edad temprana, elaboras un «plan de ataque», utilizas las «herramientas del oficio» y añades una buena dosis de amor, los resultados llegarán. La satisfacción está garantizada.

Acerca Grupo Editor

Somos un colectivo de padres y madres que compartimos temas de maternidad, concepción, embarazo, parto, lactancia y crianza de niños en general.

Te recomendamos

La convivencia con mascotas estimula el desarrollo del niño

No hay duda de que las mascotas son buenas para los niños. No sólo proporcionan …